Francesca García Delgado

La minería ilegal sigue haciendo estragos en Madre de Dios. En fotografías satelitales exclusivas para El Comercio se muestra la deforestación que ha dejado los campamentos mineros en una zona reservada.

Según se muestra en las imágenes, en solo tres meses, la deforestación y contaminación se intensificó en la Reserva Nacional de Tambopata.

Alrededor de 130 hectáreas de bosque (equivalente a 178 campos de fútbol)  han sido convertidas en fango, residuos químicos y árboles talados.

El Servicio Nacional de Áreas Naturales Protegidas por el Estado (Sernanp) ha señalado que es necesario instalar una base militar en La Pampa, ya que los mineros informales se enfrentan con armas a la autoridad.

En esta galería mostramos cómo era la zona de Madre de Dios entre enero de 2016 y abril del 2016 tras la ocupación de mineros informales. También hay registros de noviembre del 2015.