Grupo de voluntarios brinda comida vegana gratis en Lima. (Foto: cortesía / Ollas Comunes Veganas)
Grupo de voluntarios brinda comida vegana gratis en Lima. (Foto: cortesía / Ollas Comunes Veganas)
Patricia Castañeda Alva

El 4,6% de la población de Lima Metropolitana se encuentra en desnutrición crónica, según informó el Instituto Nacional de Estadística e Informática (INEI) en abril del 2021. Existen muchos colectivos y asociaciones sin fines de lucro que intentan que esta realidad cambie. Uno de ellos son las Ollas Comunes Veganas, una iniciativa de activistas y emprendimientos veganos, que promueven una alimentación nutritiva, saludable y libre de alimentos de origen animal en personas en estado de vulnerabilidad de diferentes puntos de Lima.

Uno de los grandes mitos sobre el veganismo y nutrición basada en plantas es que son costosas. El veganismo, una postura ética de la no violencia contra los animales, y la nutrición basada en plantas, alimentación que busca la salud por medio de los alimentos de origen vegetal, no son más caras que la tradicional. En realidad, la carne suele ser un producto poco accesible debido a su alto costo. El Perú es un país con un gran diversidad de alimentos que contienen un alto nivel nutricional. Sin embargo, no hay mucha información de cómo prepararlos para mejorar la biodisponibilidad o cómo sazonarlas para que sean más agradables al paladar. Un grupo de jóvenes intentan demostrar que los alimentos de origen vegetal no solo son más accesibles sino que también nutritivos y ‘rendidores’. A continuación de contamos su historia:

Las Ollas Comunes Veganas se encuentran buscando voluntarios para continuar con el proyecto. (Foto: cortesía)
Las Ollas Comunes Veganas se encuentran buscando voluntarios para continuar con el proyecto. (Foto: cortesía)

Ollas Comunes Veganas

Rosa Luyo, una de las fundadoras de Ollas Comunes Veganas, cuenta que este colectivo se fundó hace un año, en febrero del 2021; y que esta iniciativa nació a raíz de los eventos de Navidad Solidaria Vegana que se realizaron en diciembre del 2019 y 2020.

Desde el año 2019 quisimos replicar la actividad en ollas comunes, pero lamentablemente en nuestro país inició la cuarentena en marzo del 2020. Por ello, no pudimos continuar. Recién en diciembre del 2020, se realizó la segunda Navidad Solidaria Vegana y nuestro objetivo era no parar, sobre todo dada la coyuntura. Sabíamos que un sector de la población se encontraba en situación vulnerable”, añade.

Jóvenes veganos cocinan comida vegana, hecha de insumos cien por ciento de origen vegetal. (Foto: cortesía)
Jóvenes veganos cocinan comida vegana, hecha de insumos cien por ciento de origen vegetal. (Foto: cortesía)

Hasta el momento, OCV ha ayudado a ollas comunes en diferentes distritos en Lima Metropolitana, por ejemplo, en San Juan de Lurigancho, Villa María del triunfo, Pachacamac, Carabayllo, Comas, Mi Perú, La Victoria y ahora último en Ancón.

La experiencia es totalmente única. Sabemos lo que viven gran parte de la población de nuestro país, sin embargo, es totalmente diferente llegar y ver la realidad, experimentarla por unas horas y conocer en ese corto tiempo un porcentaje muy mínimo de la lucha diaria y constante que cada una de esas mujeres coraje realiza para poder librar del hambre a su familia y más aún en este contexto de pandemia”, cuenta.

Hasta ahora, hemos ayudado a 25 ollas comunes. 13 de ellas, activas; 9 de ellas, y 3 de ellas, en proceso de ser reactivadas. Hemos podido preparar 2445 raciones de comida cien por ciento de origen vegetal y nutritivas”, agrega.

En Ollas Comunes Veganas utilizan alimentos de alto valor nutricional como la soya, legumbres, entre otros. (Foto: cortesía)
En Ollas Comunes Veganas utilizan alimentos de alto valor nutricional como la soya, legumbres, entre otros. (Foto: cortesía)

¿Por qué comida de origen vegetal?

El grupo de activistas liderados por Rosa Luyo, Carlos Polo y Bryan de la Cruz son veganos y están convencidos que se puede ayudar a grupos de personas mediante una alimentación basada en plantas. “Los animales no son recursos, son seres sintientes, por lo tanto, no es ético causarle sufrimiento o subordinar a sus intereses a los nuestros”, comenta Luyo.

Enseñamos que existen alternativas para evitar la explotación animal, incluso en la alimentación, y que los animales no están en el mundo para nuestro consumo. Apostamos por ayudar a unos sin dañar a otros”, agrega.

Los jóvenes voluntarios junto a madres de familia preparan comida que reparten gratuitamente entre sus vecinos. (Foto: cortesía)
Los jóvenes voluntarios junto a madres de familia preparan comida que reparten gratuitamente entre sus vecinos. (Foto: cortesía)

“El consumo de carne perjudica al planeta por ejemplo para obtener 1 kg de proteína procedente de frijol se necesita 18 veces menos tierra, 10 veces menos agua, 9 veces menos combustible, 10 veces menos pesticidas, en comparación con lo que requiere producir un kilo de proteína de carne de res que es la carne de una vaca”, añade.

Gracias a la creatividad de este grupo de voluntarios, muchas personas en estado de vulnerabilidad pueden comer platos nutritivos. Entre los insumos que más utilizan son la soya y sus derivados. Esta legumbre es muy versátil y muy nutritiva. Además, gracias a la apariencia de carne suele sorprender a quienes la comen si está bien cocinada.

“Nosotros no somos chefs, tampoco nutricionistas en muchos casos ni somos asiduos cocineros en nuestros hogares, pero en las ollas comunes hemos aprendido a la fuerza cocinar para gran cantidad y las señoras de estas ollas nos han enseñado muchísimo, ellas son nuestro mayor soporte para poder cada fecha terminar con éxito cada olla común”, afirma Luyo.

La comida vegana es nutritiva si está bien balanceada. Por ello, los voluntarios siempre promueven el consumo de legumbres como la soya y entre otras para mejorar el valor nutricional de los platos que preparar. (Foto: cortesía)
La comida vegana es nutritiva si está bien balanceada. Por ello, los voluntarios siempre promueven el consumo de legumbres como la soya y entre otras para mejorar el valor nutricional de los platos que preparar. (Foto: cortesía)

¿Cómo ayudar?

Actualmente, OCV recibe apoyo de algunos emprendimientos veganos y de empresas como Magnesol. Sin embargo, no es suficiente para este proyecto siga creciendo cómo lo desean.

Se puede brindar apoyo a las Ollas Comunes Veganas mediante donaciones en físico. Cuentan con cuatro puntos de acopio en Magdalena, en Carabayllo, en Puente piedra y en San Juan de Miraflores. Las donaciones de alimentos e insumos son solo de origen vegetal.

Luyo menciona que para ellos es importante que el día que se haga la Olla Comun Vegana, las personas que asistan puedan comer algo rico -además de nutritivo-, ya que muchas veces no pueden hacerlo por no contar con los recursos. (Foto: cortesía)
Luyo menciona que para ellos es importante que el día que se haga la Olla Comun Vegana, las personas que asistan puedan comer algo rico -además de nutritivo-, ya que muchas veces no pueden hacerlo por no contar con los recursos. (Foto: cortesía)

Además, se puede apoyar siendo voluntario: se necesita veganos o personas que estén cambiando su estilo de vida para que le proyecto siga creciendo. “Los voluntarios en las Ollas Comunes Veganas suelen variar de olla en olla, hemos podido tener al inicio hasta 10 voluntarios y hemos podido realizar una olla hasta con dos voluntarios, incluido el coordinador”, comenta. Luyo.

Finalmente, también se pueden brindar donaciones en cuentas bancarias:

  • Cuenta BCP Soles es 19299272269017.
  • Interbancaria es 00219219927226901736.
  • Cuenta BCP Dólares es 19205951205117.
  • Interbancaria es 00219210595120511733.
  • Yape: 9029 76312
  • PayPal: correo

TE PUEDE INTERESAR:

Conforme a los criterios de

Trust Project
Saber más