"El chaufa es tan versátil que pueden aprovechar cualquier cosa que tengan en la refrigeradora o alacena", sostiene Olaechea.
"El chaufa es tan versátil que pueden aprovechar cualquier cosa que tengan en la refrigeradora o alacena", sostiene Olaechea.
Colette Olaechea

Conforme a los criterios de

Trust Project
Saber más

Cuando hablamos de la lo primero que nos viene a la mente es cómo cocinarla. No hay nada complicado; más bien, todo se trata de respetar las medidas: 1 taza de quinua por 1 taza de agua (con su punto de sal y ajo ligeramente dorado) suele ser la recomendación más común. Hay quienes sugieren lavarla varias veces antes de meterla a la olla; otros la cocinan directamente. Lo importante es recordar que siempre debe quedar graneada. La dejamos enfriar si queremos usarla para ensaladas, o aprovechamos que está caliente para preparar un rico plato de fondo. De todas las versiones posibles, el chaufa es -quizá- la mejor de todas.

La quinua es un gran alimento. Es muy versátil -al igual que la receta del chaufa- y permite añadir todo lo que tengamos a la mano, ya que casi siempre queda bien. Por eso los amino a probar este rico clásico casero, pero esta vez prescindiendo del arroz. La idea con este plato es almorzar de manera nutritiva y ligera, para estos días de calor. Empezamos cocinando la quinua con agua, sal y ajo, pero el secreto está en añadir al agua de cocción un pedazo de kion licuado. La cocción demora unos 15 minutos.

MIRA: Abadía de San Campio: ¿por qué es el mejor vino blanco para disfrutar del verano?

Aquí todo se va haciendo por partes, según nos vayamos organizando. Seguimos con los acompañamientos. En nuestro caso teníamos cecina, que metimos al horno, cortamos en cuadraditos y reservamos. Luego doré pechugas de pollo cortadas en cubos, que aderecé antes con canela china, zumo de limón, sal y pimienta.

La tortilla de huevo se debe hacer aparte, procurando que quede esponjosa. Se corta en cuadrados de 1 cm aproximadamente, para que se sienta en el plato. A continuación salteamos las verduras que tengamos a la mano: en mi caso, holantao y pimientos cortados en juliana. A fuego alto por unos pocos minutos con aceite de ajonjolí. También reservamos.

MIRA: Belleza y medio ambiente: por qué elegir repuestos, envases reciclados y recargables

Fuera del fuego tenemos fréjol chino limpio, cebolla china, ralladura de limón y ajonjolí tostado, listos para agregar a la mezcla. Pero no nos olvidemos de la quinua, que ya está bien escurrida y seca.

A nuestra quinua lista para convertirse en chaufa, le agregamos un poquito de sillao y un poquito de mantequilla (esto es opcional). Luego, incorporamos todos los demás ingredientes -fríos y calientes- que tenemos reservados, mezclamos bien todo por solo unos minutos, probamos el punto de sal y servimos.

Acompañamos el plato con brócoli al vapor y ensalada fresca.

MIRA: Aniversario de Lima: lo que piensan estas celebridades de la Ciudad de los Reyes

Ojalá lo preparen y disfruten tanto como nosotros. Recuerden que podemos cocinar muchos otros platos con quinua, como panqueques de plátano y harina de quinua; ensalada de quinua caprese o quinua con salsa de tomates frescos; palta, aceite de oliva y queso parmesano. ¡A disfrutar!

VIDEO RECOMENDADO

Ensalada de quinua Flavio Solorzano