"Mis problemas con las mujeres" se estrenó el 2007 en Frecuencia Latina. Ahora está disponible en Movistar Play.  (Foto: Difusión)
"Mis problemas con las mujeres" se estrenó el 2007 en Frecuencia Latina. Ahora está disponible en Movistar Play. (Foto: Difusión)
Juan Luis  Del Campo

A mediados de los años 2000 se lanzó en Perú “Mi problema con las mujeres”, una serie dirigida por el cineasta Frank Perez-Garland (“Un día sin sexo”). Protagonizada por , trataba sobre José, diseñador gráfico moderadamente exitoso y apuesto, y sus líos de faldas.

El elenco de “Mi problema con las mujeres” está lleno de reconocidas figuras del cine y televisión local como el actor Alberto Ísola en el papel de Simón, terapeuta de José; Rossana Fernández-Maldonado como Caro, la hogareña primera novia de José; Gianella Neyra como Sol, la extrovertida y atrevida expareja del protagonista y Vanessa Saba como Pamela, su competente nueva jefa.

Completan el elenco Paul Vega como el pervertido y avezado Ernesto, colega y mejor amigo de José; y Melania Urbina como Adriana, una secretaria muy habladora.

La serie tuvo un éxito moderado a la hora de su estreno, siendo nominada a un premio Emmy internacional en la categoría Mejor comedia. Además, el formato logró tener versiones locales en Argentina, Israel y Chipre. Hubo un intento de reproducir este formato por la NBC de los Estados Unidos, con el actor y cantante Justin Timberlake como productor ejecutivo, pero el proyecto nunca despegó. Ahora que Movistar compró los derechos de esta serie para su servicio de streaming, es interesante revisarlo para determinar si vale la pena o si merece estar en el olvido.

Al ver un par de episodios de “Mi problema con las mujeres”, puedo decir que se sienten los años que han pasado desde el estreno, el producto ha envejecido. Fuera del desarrollo de José de episodio a episodio, los personajes son más que nada clichés, no tienen profundidad; existen solo para interactuar con el protagonista y forzar o ayudarlo en su problema.

El formato de enmarcar todo como una visita al psicólogo (cada cierto tiempo, los personajes hablan hacia la cámara en una habitación aislada) era algo novedoso para la época, más aún en la televisión peruana, que no tenía (ni tiene) a la salud mental en consideración. Vale resaltar que el rol del psiquiatra ya ha sido explorado, a profundidad, en historias como “In Treatment” y “The Sopranos”; ambas de HBO.

En el caso de “Mi problema con las mujeres”, la premisa también limita narrativamente lo que puede desarrollar la serie, al obligar que siempre se presente un problema y José tenga una revelación al final del episodio (esto podría cambiar más adelante de la serie).

Fuera de eso, el personaje de Ernesto (Paul Vega) y sus chistes subidos de tono pueden ser un poco chocantes para las sensibilidades actuales (y estos doce años han llevado a grandes cambios sociales), pero no están completamente fuera de lo que se puede ver en programas de hoy en día.

Por el lado de la calidad técnica, esta es muy baja, inclusive para un programa filmado en 2007. No esperes aprovechar tu televisor HD en esta serie.

En general, “Mi problema con las mujeres” es una serie con algunas fallas, aunque puede motivar carcajadas en el espectador, sobre todo el que busca una comedia con sabor a la década pasada. Para aquellos que buscan algo similar, aunque más moderno, hay mucha ofertas en la actualidad como “Fleabag” de Amazon Prime Video (visto del lado de una mujer) o “Master of None” en Netflix.

CALIFICACIÓN

★★


También te puede interesar