Jemmy y Anna Rose Carreño se conocieron en el 2017 en un evento en el que él vendía café. Hoy, son esposos y la pareja detrás de "Velover Café", un emprendimiento con propósito. (Foto: Velover Café)
Jemmy y Anna Rose Carreño se conocieron en el 2017 en un evento en el que él vendía café. Hoy, son esposos y la pareja detrás de "Velover Café", un emprendimiento con propósito. (Foto: Velover Café)
Celeste Pérez

Periodista

maria.perez@comercio.com.pe

nació en el 2014. En ese entonces, Jemmy Carreño y Anna Rose aún no sabían de la existencia del otro en el mundo. El primero, se unió a un amigo para crear la iniciativa, que inició con un triciclo oxidado y unas cuantas herramientas en su cochera. Con este vehículo, Jemmy recorrería distintos distritos de Lima, conquistando con su delicioso café al paso en eventos culturales, ferias, bodas y reuniones. Años más tarde, en uno de estos tantos compromisos, Carreño conocería al de su vida, una joven que llegaba de EE.UU. al Perú para trabajar en un proyecto junto a una ONG.

“Conocí a Jemmy en un evento donde él estaba sirviendo café (en el 2017). Me acerqué a hablar con él porque mi hermano es amante del café y quería comprar algo para él. En esa conversación, sentí que conectamos. A los días empezamos a salir y ahora somos esposos. Nos casamos en noviembre del año pasado”, recuerda Anna, con la emoción de quien está enamorado por primera vez.

“Velover” viene del juego de palabras Velo: bicicleta en francés, y Lover: amante en inglés. Con seis años en el rubro cafetero, la marca ha logrado posicionarse como uno de los primeros triciclos de café al paso en Lima; llegando a ocupar, incluso, un lugar en el reconocido CC Jockey Plaza, por alrededor de año y medio. Aunque le iba bien, el joven emprendedor confiesa que antes de Anna Rose, el negocio iba en automático.

“Anna despertó en mí el amor por la naturaleza y la sociedad. Me motivó a girar el propósito de Velover a un impacto positivo en los demás. Ambos creemos que el viaje de un café no tiene por qué terminar en una taza”.

Aunque en un primer momento la pandemia les ‘pinchó’ las llantas del negocio y Jemmy empezó a pensar en tomar una pausa, Anna siempre estuvo allí para motivarlo. “A veces me decía, me gustaría pausar, pero al final nos dábamos cuenta que no podíamos. No podíamos hacer eso sabiendo que el resto del mundo estaba haciendo de todo para salir adelante”, cuenta Anna.

Así, ambos buscaron la manera de sobreponerse y usar lo que tenían a mano para continuar compartiendo café con Velover. Uno de los primeros objetivos era potenciar las redes sociales, que tenían un poco descuidadas antes de la crisis. Luego, se enfocaron en configurar un delivery diferente para sus clientes, que en mayor parte también eran sus amigos. Así se concibió la idea del “Saturday Love”.

Ver esta publicación en Instagram

Baldecitos de café 😊❤️☕️🌎 . Durante este tiempo los delivery’s son cada vez más parte de nuestro día a día y nueva normalidad. 🛴🚲🛵🚕📦💨 Por esto, nosotros decidimos dejar de lado las bolsas plásticas, con cierres, con aluminio y reemplazarlas por estos baldecitos que felizmente han sido muy bien aceptados por ustedes 🙌🏾❤️ . Hoy en día a través de los medios hemos podido ver cómo la propia naturaleza nos agradece y recuerda cómo deberían ser las cosas. La mayoría de nuestros residuos terminan en las calles y mares atentando contra especies y la salud de todos. Algo que no queremos ignorar 🌊🐟🙅🏿‍♂️🚫🛑 . Estos baldecitos Kraft están hechos de fécula de maíz 🌽 lo cual quiere decir que son biodegradables y lo mejor de todo es que tambien son compostables, mejor dicho ayudan a crear nueva vida 🌱❤️♻️🌎 . Creemos que el café puede impactar positivamente a muchas personas, pero un consumo consciente y responsable de esta bebida puede hacer ese impacto aún más grande. . 🐐❤️🍒☕️🚲♻️🌎 . #ElCafeEsUnaHistoriaDeAmor #cafeperuano #sostenible #amomiplaneta #ecoamigable #compost #yocomposto #salvemoselplaneta #pordondeempiezo #empiezaporalgo #reutilizar

Una publicación compartida de Velover | Anna Rose & Jemmy (@velovercafe) el

-SATURDAY LOVE-

Jemmy y Anna viven en el distrito de Villa María del Triunfo. El delivery diario no era opción y salir todos los días era algo irresponsable en plena emergencia sanitaria. No había ‘Glovo’ que llegue a la zona y un reparto más personalizado terminaría costando demasiado. ¿Qué hacer entonces? La solución fue elegir un solo día de reparto y dedicarse al 100% en él. Eligieron el sábado, y lo llamaron originalmente “Saturday Love” (sábado de amor, en español).

Es así que todos los sábados la pareja empieza desde muy temprano a repartir amor y café por la capital. Y lo de amor va en serio, pues a menudo decoran los empaques biodegradables de su café con mensajes o dibujos, o lo acompañan con un pequeño ramo de flores. Ellos saben que esta entrega puede cambiar (o mejorar) el día de sus clientes.

Para nosotros no se trata solo de llevar café, porque en la mayoría de los casos era llevarle café a un amigo, a un cliente querido, a gente que ya era parte de nuestra vida. Entonces, este reparto era la ‘excusa’ para estar más cerca de ellos, aunque sea desde la puerta, y decirles “oye, no puedo abrazarte pero vendrán tiempos mejores”. Por eso es que no lo veíamos como algo comercial. De hecho, el café nunca fue algo comercial. El café fue el motivo por el que nos conocimos, precisa Jemmy.

(Foto: Velover Café)
(Foto: Velover Café)

Para más detalles del “Saturday Love” de Velover Café, con todas las medidas de seguridad necesarias, puedes dar clic

-CAFÉ CON PROPÓSITO-

Para esta pareja no existen las casualidades. Si bien, la historia de cómo se conocieron pinta bien para una película romántica, o un libro de ficción; ellos creen que el hecho de haberse conocido va mucho más allá. Es por ello que ahora están buscando dirigir el impacto de su negocio en favorecer al mundo, empezando por la comunidad en la que viven.

“Nuestra idea con Velover no es solo soñar con ser una cafetería o una marca de café de supermercado. Nuestro deseo es que esto sea un emprendimiento social. Eso es lo que está en nuestro corazón. El café, para nosotros, no es solo una bebida rica o de temporada, ni tampoco una bebida para despertarse. Es más que una bebida protocolar. El café es un medio para impactar positivamente en las personas”, indica Jemmy.

Para empezar, ambos están enfocados en retribuir dignamente a los productores de café, pues muchas veces ellos son los menos beneficiados en la cadena de este rubro, a pesar de hacer un trabajo increíble. Jemmy lo sabe de cerca, pues sus abuelos fueron productores, y sus papás también se dedicaron a ello un tiempo.

Como segundo objetivo, Anna se ha enfocado en empezar el cambio con los vecinos de Villa María del Triunfo, por lo que regularmente ocupa su tiempo en enseñarles actividades como el compostaje –empleando el café ya pasado – reciclaje, y hasta la cosecha de sus propios huertos.

“Aquí hay mucha necesidad de espacios verdes, plantas, lugares de tranquilidad para la comunidad. También, está la oportunidad de enseñarles a plantar sus propias cosas, su propia comida, ya que eso les ayuda a no estar gastando todas las semanas. Por más que parezca poco, esto impacta en la gente y se pueden lograr grandes cambios”, concluye Anna.

VIDEO RECOMENDADO

Conoce los beneficios para la salud del consumo de café

TE PUEDE INTERESAR