Alianza-U: la historia de cómo se convirtió en clásico
Alianza-U: la historia de cómo se convirtió en clásico

¿Alguna vez se ha preguntado por qué el duelo entre Universitario de Deportes y Alianza Lima es denominado clásico? La respuesta se esconde detrás de la rivalidad entre ambos producida por una competencia muy viva, que se desató un domingo 23 de setiembre de 1928.

Aquel día se enfrentaron dos equipos de diferente clase sociocultural. Uno que surgió gracias a la iniciativa de un grupo de jóvenes humildes que practicaban el fútbol en la caballeriza Alianza limeña. El otro, de la alta sociedad de la capital peruana, ya que se creó con el empuje de los estudiantes de la Universidad Nacional Mayor de San Marcos.

Alianza Lima chocaba ante la Federación Universitaria, nombre con el que fue fundado el club merengue. El encuentro terminó con la victoria para la Federación por un gol a cero. El único tanto del partido lo marcó Pablo Pacheco. Pero ese detalle quedó en el olvido, menos para los libros de historia y estadística.

Otro hecho ocupó las primeras planas de los diarios al día siguiente. El árbitro dio por concluido el partido antes del tiempo reglamentario. Alianza se había quedado con seis jugadores en el campo, debido a que cinco de sus futbolistas fueron expulsados. De acuerdo al reglamento, cuando esto sucedía, se suspendía el encuentro. Así lo determinó el juez y, finalmente, la victoria fue para la Federación Universitaria.

Al retirarse del campo, Filomeno García, jugador de Alianza, intercambió insultos con los hinchas de la Federación. Desde la tribuna, los fanáticos le reclamaron por su juego brusco. El futbolista, entonces, reaccionó y se generó una gresca.

Los jugadores de Alianza fueron en rescate de García; no obstante, los aficionados de la Federación repelieron las agresiones lanzándoles bastones. Debido a esos sucesos, se denominó “Clásico de los Bastonazos” a ese primer encuentro entre ambas escuadras. Aquel día, hace más de 80 años, nacía una rivalidad. Antagonismo que hasta la fecha persiste.

Fuentes: Libro El CLÁSICO: EL INICIO DE UNA RIVALIDAD de Jaime Pulgar Vidal y FIFA.com

LEE TAMBIÉN...