La tenista Coco Glauff publicó un duro mensaje. El mundo del deporte alzó su voz. (Fotos: Redes sociales)
La tenista Coco Glauff publicó un duro mensaje. El mundo del deporte alzó su voz. (Fotos: Redes sociales)

El deporte también siente los embates del racismo. “¿Seré la siguiente?”, se pregunta en un crudo mensaje la tenista Coco Gauff. Tiene 16 años, pero hoy sus preocupaciones no tienen que ver con retomar sus rutinas de entrenamiento o compartir con sus amigos. Sus pensamientos están centrados en sobrevivir. Y no por el COVID-19, sino por una amenaza para la cual no parece existir una vacuna: el racismo.

MIRA: ¿Cómo vivió Paolo Guerrero el día del fallo del Tribunal Federal Suizo? Los detalles jamás contados | CRÓNICA

La muerte del afroamericano George Floyd, el pasado 25 de mayo en Minneapolis a manos de un policía, volvió a mostrar la cara más dura del racismo. Provocó una serie de manifestaciones en Estados Unidos y reacciones en todo el mundo. Ya el responsable Derek Chauvin ha sido detenido por causar la muerte de Floyd, detenido por pagar en un local de comidas con un billete falso de 20 dólares. La rodilla del policía en el cuello de la víctima hasta dejarla sin vida desató la respuesta en todo el mundo.

El deporte no es ajeno a esta situación. Este lunes, el Liverpool de la Premier League subió en sus redes una foto de sus jugadores con la rodilla derecha hincada en el césped como protesta contra el abuso cometido por la policía estadounidense. “La unidad es la fuerza. #BlackLivesMatter (las vidas negras importan)”, fue la leyenda de la imagen publicada en Instagram y compartida por sus jugadores.

El Barcelona también reafirmó su postura sobre este mal que aqueja a la sociedad de todo el mundo. “El racismo, como una forma de discriminación que busca degradar y marginar a las personas debido a su género, orientación sexual, origen o color de piel, es una pandemia que nos afecta a todos. En el Barza, no dejaremos de combatirlo. Este es también nuestro compromiso”, informó el club catalán.

MIRA: Selección peruana: La gran victoria en el Centenario que catapultó a Farfán a Europa

El domingo fue el futbolista francés Marcus Thuram quien celebró su primer gol con el Borussia Mönchengladbach ante Unión Berlín con una rodilla sobre el piso, como en el 2016 lo hiciera Colin Kaepernick, un jugador de fútbol americano que se hincó mientras sonaba el himno nacional como crítica a los abusos raciales en Estados Unidos.

Marcus es hijo de Lilian Thuram, exfutbolista que siempre fue una voz contra el racismo y recorre el mundo para llevar ese mensaje con la Unicef. “Cuando eres neutral ante el racismo, quiere decir que lo respaldas”, declaró a fines del año pasado el campeón del mundo en Francia 98.

MIRA: Así trabajarán los deportistas olímpicos cuando regresen a los entrenamientos

Jadon Sancho se unió al pedido. El atacante del Dortmund mostró un mensaje en el polo que traía debajo de su camiseta: “Justicia para George Floyd”, en la victoria de 4-1 sobre el Paderborn, que mantiene a los amarillos a siete puntos del líder Bayern Múnich cuando faltan cinco fechas para el final de la Bundesliga.

Así como Sancho, el sábado el futbolista estadounidense Weston McKennie, del Schalke 04, salió al campo de juego con un brazalete que decía “Justicia para George”. Pese a que en la Bundesliga está prohibido que los jugadores luzcan mensajes en su indumentaria, él decidió hacerlo. “Tenemos que defender lo que creemos y creo que es hora de que nos escuchen”, publicó luego en sus redes sociales

SE ESCUCHA TU VOZ

Grandes figuras del deporte estadounidense también han alzado su voz. Steve Kerr, entrenador de los Warriors de la NBA y el campeón con los Chicago Bulls, aseguró que “los racistas no deberían ser presidentes”, en clara referencia a la postura que tiene el mandatario estadounidense Donald Trump, quien llamó “matones” a los manifestantes que critican el racismo. El ganador de cinco anillos de la NBA como jugador y tres como entrenador recordó que ya Trump llamó “hijos de p…” a los jugadores arrodillados de la NFL.

MIRA: Perú vs. Bulgaria: A 50 años del primer triunfo de la selección en la Copa del Mundo
ESPECIAL: Olímpicos en cuarentena

Stephen Jackson, exjugador de la NBA, también hizo notar su amargura. Era amigo muy cercano de la víctima y viajó cientos de kilómetros para ser parte de las protestas. “No pueden decirme que [el policía] no sentía que su deber era matar a mi hermano”, declaró.

Del mismo modo, LeBron James comparó la imagen del policía Derek Chauvin arrodillado sobre el cuello de Floyd con la de Kaepernick en sus protestas en el 2016. “¿Ahora lo entienden?”, escribió.

La lucha contra el racismo incluso ha unido a las dos marcas deportivas que se disputan el mercado. Nike y Adidas han lanzado publicaciones en sus redes sociales con diversos mensajes. “No pretendas que no hay un problema en América”, “Juntos es como avanzamos, juntos es como logramos cambiar”, “No te pongas de espaldas al racismo”, entre otros.

Nuevamente en escena tras la gran repercusión de la serie “The Last Dance” en Netflix, Michael Jordan no fue ajeno a una situación que ya superó los límites de la coherencia. “Estoy profundamente entristecido, realmente dolorido y totalmente enojado. Veo y siento el dolor, la indignación y la frustración de todos. Ya hemos tenido suficiente. No hay que darle la espalda a la brutalidad sin sentido”, comentó el mejor basquetbolista de la historia, ganador de seis anillos de la NBA con los Chicago Bulls.

Considerada el mejor prospecto del tenis femenino en los últimos tiempos, Coco Gauff se pregunta con razón si su gran futuro no será truncado por el irracional racismo en el mundo.

MÁS EN DT...

VIDEOS RECOMENDADOS