El rechazo a la gestión del alcalde de Lima, Jorge Muñoz, descendió de 33% a 26%  (foto: Piko Tamashiro).
El rechazo a la gestión del alcalde de Lima, Jorge Muñoz, descendió de 33% a 26% (foto: Piko Tamashiro).
Redacción EC

La aprobación a la gestión del alcalde de Lima, , se mantiene en niveles elevados. Según la última encuesta de El Comercio-Ipsos, realizada entre el 9 y 11 de octubre, el burgomaestre cuenta con el apoyo del 59% de limeños, mientras que solo el 26% rechaza su desempeño.

La primera cifra muestra un leve aumento de un punto porcentual respecto a lo registrado el mes anterior. En tanto, la desaprobación registró una caída de 7 puntos en el mismo período.

La aprobación actual de Muñoz es una de las más altas en lo que va de su gestión. Sin embargo, aún está por debajo del pico máximo de 63% alcanzado en febrero.

Las cifras muestran que el apoyo al alcalde es homogéneo en todos los rangos de edad. Sin embargo, se observa una ligera diferencia según niveles socioeconómicos. La aprobación a Muñoz alcanza sus valores máximos en los sectores A (74%) y B (68%). En contraste, el mayor rechazo está en el nivel D, que llega al 35%.

—Razones detrás—

Para el analista político Luis Nunes, la elevada aprobación a Muñoz responde a una gestión más cercana al ciudadano, así como a su postura en relación a temas de coyuntura política.

“Es un alcalde que declara las acciones que viene haciendo y ha fijado en los últimos días una posición política sobre temas controversiales como el cierre del Congreso. La población se da cuenta de que busca alternativas para solucionar los problemas de la ciudad”, señala.

Sin embargo, Nunes resalta que existe un déficit en seguridad ciudadana que afecta a los limeños. Indicó que, si bien no es responsabilidad exclusiva de Muñoz, este debe trabajar conjuntamente con otros entes encargados del tema, como la policía y los municipios.

—Temas pendientes—

El arquitecto urbanista Aldo Facho Dede señala que la gestión de Muñoz aún no encara directamente problemas estructurales de la ciudad que afectan la vida de las personas, como la movilidad urbana.

“Un tema esencial es la gestión urbana. Por ejemplo, en el accidente ocurrido en la avenida Javier Prado, si bien hay una responsabilidad evidente de la conductora, también existe un problema en la gestión de las vías de la ciudad. Muchas de esas competencias han sido trasladadas a la ATU, que aún no empieza a operar”, explica.

Para Facho, si bien la Municipalidad de Lima ha implementado algunas medidas puntuales en este rubro, aún no están vinculadas y deberían formar parte de una visión integral de la ciudad.

“Si bien le han restado competencias, sigue siendo el alcalde metropolitano, con un capital político y peso específico”, opina Facho.

En este sentido, el especialista resalta que la actual gestión haya retomado los trabajos del Plan Metropolitano de Desarrollo Urbano.

En tanto, Nunes concluye que el período favorable para Muñoz –marcado tras la realización de los Juegos Panamericanos o la coyuntura centrada en el cierre del Congreso– podría menguar en los próximos meses, cuando se realice el balance de su primer año de gestión.

“Tan pronto se resuelva lo del Congreso en las elecciones del 2020, la atención se centrará en el trabajo como tal. En enero cumplirá 365 días de gestión y en ese momento será evaluado”, explica Nunes.

Lea también...