El público reclamaba un relato bíblico para expiar sus miedos; la MGM, un taquillazo que la salve. El filme de William Wyler tiene su propia historia de pasión, muerte y gloria.
El público reclamaba un relato bíblico para expiar sus miedos; la MGM, un taquillazo que la salve. El filme de William Wyler tiene su propia historia de pasión, muerte y gloria.