Yerson Collave García

Periodista de Ciencia y Salud

yersoncollave@gmail.com

El espacio exterior fue su gran pasión durante toda su vida, pero para lograr la meta de convertirse en  María Luisa Aguilar Hurtado tuvo que enfrentar diversas barreras, como el machismo dentro de la comunidad científica o la falta de colegas en su campo.

En la década de 1960, cuando solo dos de cada 10 universitarios era mujer, María Luisa decidió estudiar primero en el Instituto de Matemáticas y Física de la Universidad de San Marcos y, luego, viajar a Buenos Aires para seguir con astronomía. En aquella época, dicha carrera solo se enseñaba en Japón, EE.UU. y Argentina. Fue así que estudió en el Observatorio de Astronomía y Geofísica de la Universidad Nacional de La Plata y se especializó en espectroscopia estelar, atmósferas estelares y estrellas variables.

[- ]
[- ]

María Luisa Aguilar Hurtado tras más de 45 años como docente.

astronomia
astronomia

“Quería estudiar y trabajar en algo que me diera ese sentido de la libertad que había aprendido en tantas lecturas”, , en referencia a los libros que había leído cuando era niña gracias al impulso de su padre.

Una pionera de regreso al Perú

María Luisa Aguilar, quien nació en Jauja en 1938, regresó al Perú en 1969 como la primera astrónoma profesional y se incorporó como docente en San Marcos en 1970. Pero la realidad de ese entonces en la comunidad académica era adversa para una mujer pionera como ella.

"Encontré muchos resabios coloniales que ya había olvidado estando en Argentina. Había una gerontocracia muy dura y un machismo muy oscuro en las instituciones", contó.

En una de sus últimas entrevistas, la científica relató que, al ser ella la única astrónoma en el Perú, muchos profesores con bastante trayectoria decían de manera despectiva que la astronomía era una carrera de mujeres.

Pero Aguilar no sucumbió a la adversidad y comenzó a impartir clases con la consigna de desarrollar las ciencias espaciales a nivel profesional en el país.

Por ello creó los “Viernes astronómicos”, el primer paso de lo que en hoy es Seminario Permanente de Astronomía y Ciencias Espaciales (Space), la primera y más antigua organización de estudiantes y docentes dedicados al estudio de las ciencias espaciales en el país"

Space, un semillero de astrónomos profesionales

Fue con este grupo formado por María Luisa Aguilar que los estudiantes de la Facultad de Ciencias Físicas de San Marcos comenzaron a interesarse en la astronomía, un campo relegado entre los científicos de ese entonces en el Perú.

“Estábamos caminando por la facultad y vimos a una profesora pegando un anuncio de una conferencia de astronomía. Fui con un compañero y, al escucharla hablar, me quedé impactado por su facilidad de palabra, por su conocimiento; sabía llegar con su propuesta astronómica a los alumnos”, relató a este Diario el astrónomo Rafael Carlos Reyes, quien fue alumno de María Luisa Aguilar.

Tras la formación de este grupo, la doctora Aguilar logró en 1974 convertirse en la primera profesional del Perú en ingresar a la Unión Astronómica Internacional (UAI), máximo organismo en astronomía en el mundo.

astronomia
astronomia

Dos años después, la Unesco le dio el Premio Año Internacional de Copérnico por sus esfuerzos en la divulgación de la ciencia, según consigna la web oficial de

Pero sus esfuerzos por introducir al país en el circuito internacional de las ciencias espaciales no se detuvieron. Tras competir con universidades de otros 24 países, logró que San Marcos ganara el Programa de Profesores Visitantes de la UAI. Gracias a ello, llegaron docentes de astronomía de Europa y de América Latina para dictar cursos en la universidad.

“Hay que reconocer que ella luchó para que se diera el convenio con la UAI. Yo soy testigo de que ella viajó incluso con su dinero a Estados Unidos para poder asegurar el apoyo internacional”, relata Carlos Reyes, quien formó parte del seminario durante los años 80, cuando la universidad pasaba por un difícil momento debido al terrorismo.

“Cuando llegan los profesores extranjeros se notó la calidad de la enseñanza y eso impactó mucho en el alumnado. Por eso, muchos quisimos tener estudios de posgrado”, agrega Reyes, quien hizo un doctorado en astronomía y seguiría los pasos de Aguilar al ser aceptado como miembro de la UAI.

De este modo, los estudiantes de Aguilar comenzaron a salir al extranjero a realizar estudios de posgrado relacionados a la este campo, creando así la primera generación de astrónomos profesionales del país.

“Soy uno de los pupilos de la doctora Aguilar. Ella hizo que la astronomía sea tomada en serio en el país. A mí me impulsó en hacer un doctorado, pues veíamos que la astronomía era su pasión”, dice a El Comercio Richard Toribio Saavedra, doctor en nanofísica y docente de la Universidad Nacional del Callao.

“María Luisa no solo formó una agrupación de alumnos, sino que formó líderes. Todos nosotros aprendimos a desempeñar todo tipo de tareas. Hay que destacar siempre la capacidad humana que ella tenía”, agrega Carlos Reyes.

Quienes la conocieron cuentan que ella se sentía muy gratificada por ver a sus alumnos convertidos en docentes e investigadores en universidades de todo el mundo. Y le gratificaba especialmente que los "Viernes astronómicos" se siguieran realizando, pues, en sus palabras, cumplía la función de “acercar la ciencia a quienes más lo necesitan”.

astronomia
astronomia

María Luisa Aguilar y sus sueños pendientes

Durante sus últimos años como decente, Aguilar no solo quería que se impartan cursos de ciencias astronómicas. Tenía el proyecto de crear la primera Escuela de Astronomía en San Marcos, para que los alumnos más interesados en este campo no tuvieran que viajar al extranjero. Pese a que en 2009 las autoridades de la universidad anunciaron la creación de dicha escuela, este es aún un proyecto pendiente.

De igual modo, el Proyecto del Observatorio Astronómico de Educación y Turismo, con sede en Maranganí, Cusco, que fundó en 1988, todavía no se encuentra totalmente operativo. Gran parte del observatorio ya está construido, pero aún no puede ser utilizado por los alumnos ni docentes de la universidad.

"La localidad de Maranganí ya se ha visto favorecida", dice Reyes, quien asegura que este año dedicarán tiempo en concretar el proyecto de la doctora Aguilar.

“Nos toca ahora a nosotros realizar parte de los sueños de la doctora”, agrega Toribio.

Datos:
- María Luisa Aguilar es miembro de la Asociación de Astrónomos Observadores de Estrellas Variables (AAVSO), con sede en Massachusetts, EEUU.
- Fue miembro fundadora de la Asociación Peruana de Arqueología.
- La Universidad Nacional del Centro del Perú le otorgó el profesorado honorario en 1998. 
- La Derrama Magisterial le otorgó la Medalla de Honor “José Antonio Encina” (2010) por su trayectoria.
- Fue conductora de los programas "Cultura, Ciencia y Tecnología", en Radio Cielo, y "Ciencia y Cultura", en Juan 19 TV .

Síguenos en Twitter...