Perú puede triplicar exportaciones pesqueras de consumo humano
Perú puede triplicar exportaciones pesqueras de consumo humano
Redacción EC

Si bien las ventas al exterior de pescado congelado y conservas peruanas llegarán a los 1,800 millones de dólares al concluir el año, el sector pesquero podría triplicar su nivel de exportación eliminando las medidas impuestas por el Organismo Nacional de Sanidad Pesquera (Sanipes), dijo Carlos Milanovitch Nieto, presidente del Comité de Pesca y Acuicultura de la Sociedad Nacional de Industrias (SNI).

Para el representante de la SNI, estas “trabas burocráticas” limitan el crecimiento exponencial del sector, algo que no ocurre en países como Ecuador y Chile. Por ejemplo, explicó que en Perú obtener un certificado sanitario demora entre 30 a 40 días, mientras que en Ecuador y Chile solo dos. Pese a ello, las diferentes plantas del sector de pesca para consumo humano han creado más de 100 mil puestos de trabajo.

Manifestó, además, que si una planta pesquera no cumple con los estándares de Sanipes, esta debe afrontar una serie de trámites para obtener un certificado sanitario de sus productos y poder exporta. “Eso implica hacer muestreos para cada contenedor en laboratorios privados que son los que hacen el gran negocio. Esto no sucede ni en Ecuador ni en Chile, donde las plantas están clasificadas y una vez que terminan de elaborar los productos para exportar, exportan al día siguiente. Previamente, el Estado ha controlado la sanidad de las plantas y ya con eso están autorizadas para exportar la producción que hagan en sus plantas industriales”, explicó Milanovitch.

Por otro lado, precisó que en Ecuador se puede exportar un contenedor lleno de productos pesqueros para consumo humano con 20 o 30 dólares; mientras que en Perú esta cifra supera los 2,000 dólares al tener que hacer todos los muestreos sanitarios por cada contenedor.

“Con toda seguridad, se podrían triplicar los volúmenes y montos de exportaciones de pescado congelado y conservas. La merluza congelada, por citar un solo producto, está dirigida a los países europeos (Franca, Inglaterra, España y países de Europa Oriental). Igual sucede con la pota congelada destinada principalmente a los países asiáticos como China, Tailandia, Vietnam y Japón”, concluyó.