Neymar estuvo cuatro temporadas con el FC Barcelona. (Foto: AFP)
Neymar estuvo cuatro temporadas con el FC Barcelona. (Foto: AFP)
Raúl Castillo

En la memoria de todo hincha, debe haber (a lo mucho) tres a cuatro equipos que le marcaron la vida a uno. En mi caso lo fueron el Boca de Bianchi, el Arsenal de Wenger, el United de Ferguson y el de Guardiola. Al igual que siempre nos hemos puesto a pensar en los mejores cuadros en la historia del fútbol, y repasamos sus alineaciones, pasa lo mismo en cuanto a las asociaciones en ataque. Hace 20 años hablábamos de duplas; hoy en día nos referimos a los tridentes.

MIRA | Perú vs. Brasil: ¿quién es Everton, el atacante que todos piden ante la Blanquirroja?

El trío , y Suárez (probablemente) marcó el último hito a nivel internacional. Luego de la salida del brasileño de Camp Nou, parte de la prensa y el barcelonista más acérrimo siempre le ha buscado un reemplazo a la partida del delantero al PSG. Primero fue Coutinho, luego fue Dembélé y ahora último ha sido Griezmann. Y, claro, ninguno ha podido ser ese recambio necesario en pro de un título de Champions para los catalanes, y ninguno lo será en el futuro.

Como en los equipos, y la cronología en el deporte, las asociaciones también aparecen una vez en la historia. Que el Barcelona continúe en su búsqueda de la pieza perfecta que encaje en el hueco que ha dejado ‘Ney’, o que el fanático mire a Lautaro Martínez como ese acompañamiento necesario para Messi y Suárez, o Messi y Griezmann en el caso ideal, es un sin sentido que termina por perjudicar al futbolista y el análisis de su rendimiento. ¿Por qué no es el mismo Griezmann del Atlético que el del Barcelona? Porque es evidente que los funcionamientos y roles son distintos.

En el Atlético, ‘Grizz’ era el amo y señor del ataque; en el Barcelona, no. ¿Eso le quita que sea uno de los mejores futbolistas del mundo en la actualidad? Imposible.

En medio de la incertidumbre que genera Lautaro al Barcelona, y la posibilidad de que se abonen 65 millones de euros más dos jugadores de la plantilla al Inter de Milán, cabe preguntarse qué es lo que busca el Barcelona y el hincha. ¿Una inversión que termine siendo un fiasco como en las últimas temporadas o un atacante que garantice futuro a la institución? La segunda, definitivamente.

A sus 22 años, Lautaro es una grandísima apuesta de cara un corto y mediano plazo para cualquier institución en Europa. Veamos si el Barcelona deja de lado sus fantasmas.

MÁS EN DT: