Pedro Canelo

El fútbol en el mundo aún no ha terminado de medir el real impacto que sufrirá ante la crisis sanitaria internacional por la pandemia del COVID-19. Ya recibió muchos golpes y podrá recibir muchos más. Que uno de los clubes más sólidos del planeta, como el Barcelona, confirme la reducción de los salarios de su plantel es un síntoma de lo que aún está por venir. Aquí en el Perú, ya hay medidas urgentes en camino. Lo primero está relacionado a la Liga 1.

Era inevitable que las cabezas del fútbol peruano se reunieran para evaluar un plan de acción inmediato. Tal cual ocurre en el manejo macro de la economía nacional, en una situación de esta naturaleza hay que darle prioridad a los grupos más vulnerables. Por solidaridad y empatía, cualquier reforma o reprogramación del calendario futbolístico debe buscar resguardar a los clubes profesionales que podrían llegar rápidamente al colapso financiero por esta prolongada pausa competitiva.

El pasado viernes hubo una reunión, a través de videoconferencia, entre el directorio y algunos funcionarios de la Federación Peruana de Fútbol (FPF). Dentro de las primeras medidas que están por acordarse está el nuevo calendario. A pesar de tantos imprevistos, es un alivio en la Videna que se haya postergado la Copa América. Esas fechas de mitad de año serán para actualizar los partidos pendientes.

Eso sí, todo lo que se está sugiriendo en la gerencia de la Liga 1 aún es temporal debido a que no se sabe si la cuarentena, finalmente, terminará el 13 de abril o si continuarán algunas restricciones (como las actividades con más de 300 personas).

Teniendo en cuenta la necesidad de una pretemporada para los futbolistas –entrenar en casa es un acto de buena voluntad, pero no es suficiente para la alta competencia– y la restricción sanitaria de 90 días, una fecha realista de reactivación del torneo local debería ser finales de mayo (y sin público en tribunas).

Alianza Lima y Sporting Cristal disputaron encuentro virtual con recomendaciones para frenar al coronavirus
Alianza Lima y Sporting Cristal disputaron encuentro virtual con recomendaciones para frenar al coronavirus

Un pedido urgente desde varias instancias del fútbol peruano (dirigentes, deportistas y periodistas) es que se evalúe la cancelación de la Copa Bicentenario, ese torneo intermedio en fechas donde lo primordial debería ser recuperar las fechas del Apertura. El inconveniente con esta situación es llegar a un acuerdo con los patrocinadores, el otro flanco que la FPF no quiere descuidar en estos días con cifras en rojo. Desde la Liga 1 van a proponer, por ahora, que la Copa Bicentenario no tenga fase de grupos y que se pase, de frente, a la eliminación directa. En cuanto al torneo de ascenso, este empezaría el 13 de junio.

El tiempo es otro enemigo en medio de esta pandemia. La federación se ha enfocado en el calendario y después en las medidas económicas que se irán tomando. Estos acuerdos deben beneficiar a esos clubes que, en situaciones normales, ya tienen problemas financieros. Allí será fundamental la solidaridad y el desprendimiento de cada club o institución. Al coronavirus solo se le podrá hacer frente sacando lo mejor de las personas. Nunca como hoy, el fútbol necesitó de un auténtico ‘fair play’.

VIDEO RELACIONADO

Liga 1 quedó suspendida por coronavirus y regresaria en mayo

Más en Deporte Total

TAGS RELACIONADOS