Iniciativas del Ministerio de Cultura buscan enfrentar la crisis den sector a causa de la pandemia. Falta de un registro resulta un pesado lastre en su empeño.
Iniciativas del Ministerio de Cultura buscan enfrentar la crisis den sector a causa de la pandemia. Falta de un registro resulta un pesado lastre en su empeño.

Recientemente han aparecido diferentes iniciativas de encuestas, confeccionadas por profesionales y organizaciones, que buscan medir el impacto de la pandemia por el COVID-19 en las industrias culturales y creativas. Como ya lo informara El Comercio, la más reciente de éstas ha sido impulsada por la Dirección General de Industrias Culturales y Artes (DGIA) del Ministerio de Cultura de Perú y la Gerencia de Cultura de la Municipalidad de Lima. Asimismo, el MinCul se ha venido reuniendo con personas y organizaciones representativas de los diferentes gremios, lo que evidencia su apertura e interés en recoger información de múltiples fuentes.

Mariátegui explica que para hacer un análisis a profundidad del sector Cultura, las encuestas no bastan: se requiere de una investigación más sistemática y profunda, algo que toma tiempo y requiere de un equipo profesional. En la foto, en la inauguración de la Muestra "Amauta" en el CC. Reima Sofía de Madrid. (FOTO ANDINA)
Mariátegui explica que para hacer un análisis a profundidad del sector Cultura, las encuestas no bastan: se requiere de una investigación más sistemática y profunda, algo que toma tiempo y requiere de un equipo profesional. En la foto, en la inauguración de la Muestra "Amauta" en el CC. Reima Sofía de Madrid. (FOTO ANDINA)

Sin embargo, para José Carlos Mariátegui, científico y teórico en nuevos medios, además de fundador de Alta Tecnología Andina (ATA), dedicada al desarrollo de proyectos en arte, ciencia y tecnología en América Latina, hay varios puntos en la Encuesta que no dejan de preocuparle. El primero de ellos –destaca- es la inaceptable carencia de un Sistema de Información Cultural por parte del Ministerio y la Municipalidad. “En el caso de la Municipalidad este se instaló como un Observatorio de Información Cultural durante la gestión de Pedro Pablo Alayza, pero fue desactivado por la administración del Alcalde Castañeda Lossio”, dice. En el caso del Ministerio de Cultura, al momento de su creación en 2010 y gracias al apoyo del BID se creó un Atlas de Infraestructura y Patrimonio Cultural de las Américas, base de lo que sería un futuro sistema de información. Sin embargo, lamenta el especialista, estas iniciativas han sido desechadas, y hoy no hay un recurso disponible con información que permita tomar decisiones. “No se tiene a los agentes e instituciones cultural censadas, ni a los especialistas en el Ministerio que puedan hacer estos análisis”, explica Mariátegui.

¿De qué experiencias podríamos aprender?

No hablamos de una o dos personas, sino de un equipo que permita tener algo como el SINCA de Argentina, el SNIIC de Brasil, o el SIC de México, todos estos disponibles de manera online. Lo único que tenemos es la Plataforma de Información Estadística del Sector Cultural () con información bastante elemental e institucional.

Tejedora shipiba en una actividad del Museo Nacional de la Cultura Peruana. El Ministerio de Cultura viene preparando un registro para asistir económicamente a trabajadores de la cultura en situación precaria a causa del aislamiento social por el coronavirus.
Tejedora shipiba en una actividad del Museo Nacional de la Cultura Peruana. El Ministerio de Cultura viene preparando un registro para asistir económicamente a trabajadores de la cultura en situación precaria a causa del aislamiento social por el coronavirus.

¿Cómo evalúas la encuesta lanzada por el MinCul y el Municipio de Lima?

La información que se viene recabando en la encuesta, si bien es bastante detallada con relación a preguntas como el impacto económico en las personas, incluyendo tipo de contratación, montos que se han dejado de percibir o número de actividades canceladas, no parece que se ha trabajado con información sistemática. Es decir, datos que luego puedan servir para armar una base de datos más completa. Se trata de una encuesta armada para un fin específico, atendiendo a una urgencia. Sin embargo, los datos deberían ser parte de un sistema mayor, que se actualice y que debe ser parte de un Sistema de Información Cultural.

¿Y en cuanto al nivel metodológico?

Hay un problema en relación a la muestra que van a recabar: Se han enviado correos a muchas personas y mensajes por redes sociales, ¿pero tiene el Ministerio o la Municipalidad una base de datos de instituciones y creadores? Si no lo tienen, dudo mucho que hayan listas actualizadas de personas e individuos. Quizá han acudido a contactos, directorios de personas, DDC’s de provincias, pero así no se lleva a cabo una encuesta que pretende ser Nacional. Además, se harán análisis con otros datos? La realidad es que no solo se requiere de información recabada: resulta imprescindible analizar la información que ya tenemos, desde la data de cada libro que se publica en el Perú (mediante el ISBN que entrega la BNP), hasta datos de fondos concursables, puntos de cultura, información sobre los patrimonios arqueológicos, entre otros. Ya tenemos una base que podemos combinar para hacer más ricos los resultados que se produzcan.

¿Qué esperas del uso y visibilidad de los resultados obtenidos?

No sé si se llegará a publicar un reporte con la metodología, resultados y conclusiones. Cuando uno dedica 5 o 10 minutos de su tiempo para una encuesta, espera al menos saber cómo su información ha contribuido a un esfuerzo mayor. Esperemos que esta colaboración entre el Ministerio y la Municipalidad sea el inicio para la gestación de un Sistema de Información Cultural, que es lo que necesitamos para enfrentar problemas tan serios como la pandemia que hoy vivimos, contando con los datos sobre los creadores e instituciones culturales más afectados. La crisis que vivimos ha evidenciado que fuera de las profundas carencias del sector cultura, el Estado carece de datos para poder tomar acciones concretas.

Encuesta para el sector cultural:


¿Qué es un coronavirus?

Los coronavirus son una amplia familia de virus que pueden llegar a causar infecciones que van desde el resfriado común hasta enfermedades más graves, que se pueden contagiar de animales a personas (transmisión zoonótica). De acuerdo con estudios, el SRAS-CoV se transmitió de la civeta al ser humano, mientras que el MERS-CoV pasó del dromedario a la gente. El último caso de coronavirus que se conoce es el covid-19.

En resumen, un nuevo coronavirus es una nueva cepa de coronavirus que no se había encontrado antes en el ser humano y debe su nombre al aspecto que presenta, ya que es muy parecido a una corona o un halo.

¿Qué es la covid-19?

La covid-19 es la enfermedad infecciosa que fue descubierta en Wuhan (China) en diciembre de 2019, a raíz del brote del virus que empezó a acabar con la vida de gran cantidad de personas.

El Comité Internacional de Taxonomía de Virus designó el nombre de este nuevo coronavirus como SARS-CoV-2.


VEA EL VIDEO

Coronavirus: Trump amenaza con suspender la contribución de Estados Unidos a la OMS

Coronavirus: Trump amenaza con suspender la contribución de Estados Unidos a la OMS. (AFP).

TE PUEDE INTERESAR