Tradicionalmente, los kukama kukamiria se han dedicado principalmente a la pesca y a la agricultura, siendo la caza y la recolección actividades complementarias. (Foto Andina)
Tradicionalmente, los kukama kukamiria se han dedicado principalmente a la pesca y a la agricultura, siendo la caza y la recolección actividades complementarias. (Foto Andina)
Enrique Planas

La información se expande velozmente en las ciudades. Así, minutos después de las 2:41 horas del domingo, la información pura y dura del Instituto Geofísico del Perú acompañó el violento despertar de muchos peruanos: un sismo de ocho grados, con un epicentro registrado a 70 km al sureste de Lagunas, en Alto Amazonas, , con una profundidad de 141 kilómetros.
Por la mañana, las imágenes de los graves daños ocasionados en la infraestructura urbana de las ciudades amazónicas cercanas al epicentro circulaban en las redes sociales. Sin embargo, poco es lo que, hasta el momento, se sabe de los daños sufridos por las comunidades indígenas, muchas veces de difícil acceso.

La Asociación Interétnica de Desarrollo de la Selva Peruana (AIDESEP), organización que desde 1980 ha servido de vocera de los pueblos indígenas amazónicos, y cuenta con información generada por una red de 109 federaciones, que representan a 1.809 comunidades indígenas. La AIDESEP compartió información dramática con El Comercio: sus primeros reportes no arrojan víctimas mortales, pero revelan que han sido siete comunidades del pueblo indígena Kukama Kukamiria las más materialmente más afectadas.

Históricamente, los hombres de este pueblo han tenido como actividad preponderante la pesca; esta puede realizarse de forma individual y grupal.
Históricamente, los hombres de este pueblo han tenido como actividad preponderante la pesca; esta puede realizarse de forma individual y grupal.

Así, las comunidades Kukama reunidas en la federación FEDECOCA, base regional CORPI-SL, señalaron que la comunidad Tamarate, con una población de 400 pobladores, ha sufrido la mayor destrucción en la zona, contabilizando el derrumbe de 60 casas, así como su centro de educación inicial y primaria.También se han visto golpeadas la comunidad Pucacuro, de 350 pobladores, reportándose el hundimiento de su centro de salud y la afectación de 30 viviendas. La comunidad Santa Isabel del Marañón, de 120 pobladores, informa 20 viviendas destruidas, mientras que los sesenta pobladores de la comunidad Corina ha perdido 10 casas tras el movimiento sísmico.

Construcción típica de los Kukama sobre lechos de río
Construcción típica de los Kukama sobre lechos de río

Igualmente se aprecian daños en las comunidades de San Manuel (70 habitantes) con 6 casas destruidas, Charupa (400 habitantes), con destrucción de viviendas tras el hundimiento del terreno y Santa Rosa del Varadero de Tibilo (280 pobladores) cuya comunidad da cuenta de 6 casas destruidas.La AIDESEP calcula que los daños son aún mayores, y que en las próximas horas, conforme se contacten otras comunidades indígenas, se podrán identificar otros daños en la zona.

Un pueblo milenario
Como informa la Base de Datos de Pueblos Indígenas u originarios del Ministerio de Cultura, el pueblo kukama kukamiria, cuya lengua pertenece a la familia lingüística Tupí-Guaraní, llegó a los territorios que hoy los acoge tras una serie de migraciones desde el Amazonas Central en Brasil entre los siglos IX y XVI, aproximadamente 200 o 300 años antes de la llegada de los españoles. Al inicio se asentaron en zonas inundables del cauce de la cuenca baja del río Ucayali, desde donde se expandieron hacia otras planicies fluviales. Algunos arqueólogos señalan que los kukama kukamiria se separaron de los omaguas en el siglo XIV y que, en la conquista, se encontraban en pleno proceso de expansión e inmigración.

El término kukama está compuesto de dos vocablos: ku ‘chacra’ y kama 'seno, mamas', y significa literalmente 'chacra-seno' o 'se amamanta de la chacra'.

Según esta fuente oficial, en la década de 1920 se empezaron a construir escuelas en asentamientos kukama kukamiria y, para mediados de la década de 1930, estas ya estaban presentes en las principales comunidades o asentamientos del pueblo. A fines de la década de 1960, el gobierno militar promovió la explotación petrolera en la región.

La Asociación Interétnica de desarrollo de la Selva Peruana (AIDESEP), así como otros expertos, ha señalado que los kukama kukamiria han ido experimentando cambios como la pérdida de su lengua y el temor a identificarse como indígenas, aunque en los últimos años esta situación estaría cambiando gracias al fortalecimiento de sus organizaciones.

A diferencia de la mayoría de pueblos indígenas de la Amazonía, que tradicionalmente tenían asentamiento disperso, las casas de los kukama kukamiria históricamente han estado concentradas de forma lineal formando grandes poblaciones a lo largo de las riberas de los ríos. La antropóloga Roxani Rivas ha hecho énfasis en la particularidad de los kukama kukamiria, en tanto es uno de los pueblos que habitó desde tiempos antiguos en zonas inundables y que tuvo una excelente adaptación al ecosistema fluvial.