El marginal
2016
Netflix
Director:
Israel Adrián Caetano
Actores:
Juan Minujín , Gerardo Romano , Martina Gusmán , Claudio Rissi , Nicolás Furtado
Género:
Drama, Policial
Duración:
51 minutos
Clasificación:
+18
Saltar Intro | Tráiler de "El marginal 4". (Fuente: Netflix)
Saltar Intro | Tráiler de "El marginal 4". (Fuente: Netflix)
Gabriela Delgado

Casi seis años después de haber protagonizado “”, vuelve a ponerse la piel de Pastor para liderar el elenco de la cuarta temporada de esta lograda historia de presos, corrupción, desolación y muerte que estrena el 19 de enero.

Han pasado algunos meses desde que San Onofre se incendió y causó que la mayoría de prisioneros sean trasladados a Puente Viejo, un penal de máxima seguridad alejado de la ciudad. Es así como volvemos a ver en un mismo lugar al ex policía, la Sub 21 comandada por César (Abel Ayala) y a los hermanos Borges (Claudio Rissi y Nicolás Furtado) además de nuevos personajes que serán mencionados más adelante.

La temporada inicia con un capítulo dedicado netamente a Pastor. Recordemos que este huyó de San Onofre aprovechando el pánico del fuego en el penal. Por lo tanto, durante este tiempo ha vivido como un prófugo acompañado de Emma, la ex psicóloga de la antigua prisión.

Martina Gusmán y Juan Minujín como Emma y Pastor en una escena de la cuarta temporada de "El marginal". Foto: Netflix.
Martina Gusmán y Juan Minujín como Emma y Pastor en una escena de la cuarta temporada de "El marginal". Foto: Netflix.
MIRA TAMBIÉN: “El marginal 4″: ¿qué nos revela el primer tráiler oficial de la serie argentina?

Junto a Emma, Miguel Palacios, el verdadero nombre del ex presidiario, intenta rehacer su vida en otro país, por lo que tramita, por lo bajo, un pasaporte falso pero cuando ambos están por cruzar la frontera en compañía de sus dos hijos, las autoridades descubren el engaño y lo encierran en Puente Viejo.

A partir de acá, Pastor vivirá un verdadero infierno y hay que destacar el trabajo físico como emocional de Minujín. El hombre es un muerto viviente, un desgraciado al que sentenciaron a cadena perpetua por traición de un juez que le prometió su libertad a cambio de rescatar a su hija.

El futuro de Pastor parece no existir, y eso se refleja perfectamente en la mirada perdida del actor argentino.

Golpes, manguerazos de agua, un mes en el buzón, una especie de ratonera de menos de un metro cuadrado de la que pocos salen vivos, es lo que le toca padecer ahora al protagonista de esta historia. Todo esto enmarcado bajo un desnudo físico total del actor que no es gratuito sino que refuerza la fragilidad de un hombre cuya dignidad ha sido denigrada hasta lo más bajo.

Juan Minujin (Pastor) en una escena de "El Marginal". Foto: Netflix
Juan Minujin (Pastor) en una escena de "El Marginal". Foto: Netflix

Mientras tanto, afuera de Puente Viejo, Emma logra contactar a uno de los policías del penal y le pide que cuide de Pastor y es cumpliendo esta tarea que, sin querer, el cuidador hará del protegido un adicto al crack. A esta altura de la historia, cualquier adicción parece válida si es que gracias a ella se puede escapar por unos momentos de este encierro.

Juan Minujín en una escena de la cuarta temporada de "El marginal". Foto: Netflix
Juan Minujín en una escena de la cuarta temporada de "El marginal". Foto: Netflix

Un mes después, Pastor es trasladado a las celdas comunes y es ahí donde se da el ya conocido encuentro con los Borges que vimos hacia el final de la tercera temporada. Viejos odios vuelven a aflorar pero también dormidas atracciones despiertan. Sí, estamos hablando de esa especie de enamoramiento que experimentó Diosito por Pastor en la primera temporada.

Es bueno volver a ver nuevamente juntos a Minujín y Furtado haciendo dupla. Pastor con su inexpresividad recurrente y Diosito embelesado por su viejo “amor” le dan el toque “romántico” y hasta “cómico” a esta nueva historia que se torna más brutal y retorcida que las temporadas anteriores. Y es precisamente en este punto donde hay que detenerse.

Nicolás Furtado (Diosito) y Juan Minujín (Pastor) en una escena de la cuarta temporada de "El Marginal". Foto: Netflix
Nicolás Furtado (Diosito) y Juan Minujín (Pastor) en una escena de la cuarta temporada de "El Marginal". Foto: Netflix / Courtesy of Netflix

Más cruda, más retorcida, más oscura

En las primeras tres temporadas “El Marginal” nos mostró a un Gerardo Antín (Gerardo Romano) como un ser ambicioso y manipulador en su máxima potencia pero muy a pesar de eso, este marcaba distancia de los presos, es decir, no les hacía daño por mero placer, sino que movía sus fichas siempre a su favor. Eso se demostró en sus constantes tratos con los Borges y sus negocios turbios dentro de San Onofre.

En el caso de Puente Viejo, “las negociaciones” se manejan de otra manera bajo la dirección de Benito Galván (Rodolfo Ranni), un funcionario público que se jacta de vivir con lo justo, de ser incorruptible y hábil, según él, para controlar a sus presos. Bajo la careta de un hombre mayor, conservador y amoroso padre y abuelo de familia, este hombre es hasta donde se le ha podido ver, un tipo perverso y depravado capaz de ofrecer “su protección a un menor de edad” a cambio de “favores”.

Esta modalidad de dirigir el penal de Galván, será puesta en jaque precisamente cuando el ambicioso de Antín aspire al cargo de “este “penitenciario de la vieja generación”, como él mismo lo llama.

Rodolo Ranni (Galvan) junto a Ignacio Quesada (Brian) en una escena de la cuarta temporada de "El marginal".
Rodolo Ranni (Galvan) junto a Ignacio Quesada (Brian) en una escena de la cuarta temporada de "El marginal".

Mención aparte merecen las escenas de sexo y de violencia que no escatiman en esconder ni sugerir nada.

¿Una historia que se repite?

Volviendo a Pastor, por un momento parecería que el conflicto del personaje fuera el mismo que en la primera temporada, es decir, huir de cualquier manera de la prisión. Incluso bajo la misma modalidad del ya usado subterráneo secreto visto en la primera temporada. No se ha llegado hasta ahí pero todo indica que una trama escondida en mensajes secretos basados en “La Divina comedia” de Dante Alighieri guiarán a Pastor a su ansiado escape de una manera que esperamos sea novedosa y diferente a la mostrada en la anterior entrega.

Y acá el personaje del joven Brian (Ignacio Quesada), el protegido de Galván pero también amigo de Pastor parece que jugará un papel muy importante, no solo en su afán de escapar sino de destapar la crueldad del mismísimo director del penal.

Ignacio Quesada (Brian) y Juan Minujin (Pastor) en una escena de la cuarta temporada de "El marginal". Foto: Netflix
Ignacio Quesada (Brian) y Juan Minujin (Pastor) en una escena de la cuarta temporada de "El marginal". Foto: Netflix

Las sub tramas

Una de las características que potenciaron las tres primeras temporadas de “El marginal” fueron sus personajes bien dibujados, no había uno que esté ahí por estar, por más secundario que este sea. Y en la cuarta temporada esto se mantiene y se agradece.

En esta nueva historia existen cuatro bandos bien marcados. Por un lado tenemos a ‘Coco”, un viejo padre de familia que cayó preso junto a sus hijos Enzo y Caspa y, las novias de estos, Cielo y Alelí y su yerno Bardo. Esta especie de familia al estilo mafia italiana cuenta con el consentimiento de Galván para tener todos los privilegios del penal y es a este equipo donde el calculador de ‘Marito Borges’ junto a ‘Diosito’ y ‘Colombia’, han decidido arrimarse para establecer el negocio que mejor saben manejar: el del tráfico de droga.

Coco (Luis Luque) el padre de familia que lidera Puente Viejo. Foto: Netflix
Coco (Luis Luque) el padre de familia que lidera Puente Viejo. Foto: Netflix

Por otro lado, tenemos a la Sub 21 que bajo las órdenes de César siguen siendo una especie de “chicos buenos” que buscan vengarse de los Borges por el asesinato de varios de sus integrantes en la temporada 1. Junto a Pastor, serán los que le planten cara a Coco y familia y seguramente más adelante a Galván.

Acá el papel del grupo de jóvenes suele ser similar al que le vimos en las anteriores temporadas. Bueno sería darles un giro de tuerca a su historia, de modo que los aparte del lugar en que han caído siempre, la de los “buenos pero perdedores de toda la vida”.

Cesar (Abel Ayala) en una escena de la cuarta temporada de "El marginal". Foto: Netflix
Cesar (Abel Ayala) en una escena de la cuarta temporada de "El marginal". Foto: Netflix

En la otra esquina tenemos al viejo zorro de Antín. El papel de Gerardo Romano es de los mejores de la serie y es sin duda quien le da mucha vida al juego de poderes dentro del mundo carcelario. “No me importa el país, me importo yo, mi guita, mi laburo”, le dice Antín a Capece en una conversación en la que lo pinta de cuerpo entero y en la que deja claro que aspira no solo a manejar Puente Viejo sino a conseguir el puesto de Secretario de Seguridad del Estado.

Gerardo Antín (Gerardo Romano) y Capece (Jorge Lorenzo) en El Marginal 4. Foto: Netflix
Gerardo Antín (Gerardo Romano) y Capece (Jorge Lorenzo) en El Marginal 4. Foto: Netflix

Frente a Antín tenemos a Galván, que como se ha dicho, no cederá fácilmente su puesto y es quien más tramas ocultas parece traer encima.

Mención aparte merece la ya aplaudida dupla Pastor-Diosito. Un hecho violento que experimentarán los dos al margen del resto de presos los acercará de alguna manera que merece ser contada, y que nos de la oportunidad de conocer más de ambos en esta temporada, lejos de sus viejas peleas y enfrentamientos.

Juan Minujín  y Nicolás Furtado en una escena de El marginal 4. Foto: Netflix
Juan Minujín y Nicolás Furtado en una escena de El marginal 4. Foto: Netflix

Es bueno destacar también el ritmo con el que se maneja la historia. Todo fluye, todo se hilvana, ya sea a través de la trama de un personaje principal y secundario. De tal forma que como si de bombas de tiempo se tratasen, alguna de ellas reventará en cualquier momento y afectará al resto de presos inevitablemente. ¿Pero eso acaso cambiará en algo el futuro de estos seres prácticamente inexistentes para el resto del mundo?

Si ya lo dice Pastor hacia el final del cuarto episodio, leyendo un extracto de “La Divina Comedia”:

“...El mundo no conserva ningún recuerdo suyo. La misericordia y la justicia los desdeñan. Abandonar toda esperanza, eso pretenden de nosotros. Porque saben que la esperanza es un arma poderosa, nuestra única arma acá dentro. Lo único que no nos pueden quitar es la requisa. No todos pueden ver esa luz. Algunos se la tienen que inventar, otros se juegan la vida por abandonar aunque sea por un rato esta oscuridad”.

En conclusión, la nueva temporada de “El marginal” no decae y mantiene intacto el espíritu de los personajes originales y recibe con interés las nuevas incorporaciones. A diferencia de las temporadas 2 y 3 que giraban alrededor de lo escrito en la primera entrega dada su esencia de precuela, esta cuarta historia se plantea como un esperado reinicio que esperamos no decaiga con el paso del resto de capítulos.

DATO

Las tres primeras temporadas de “El marginal” están disponibles en Netflix. Mira el tráiler de la cuarta entrega

VIDEO RELACIONADO:

Así fue el partido de las estrellas de los Premios Platino 2021. (Fuente: El Comercio)
Así fue el partido de las estrellas de los Premios Platino 2021. (Fuente: El Comercio)

SIGUE A SALTAR INTRO EN INSTAGRAM

PUEDE INTERESARTE


Conforme a los criterios de

Trust Project
Saber más