Wuhan fue la ciudad emblemática donde el virus se propagó y obligó a su población a una cuarentena estricta durante 76 días. En la foto del pasado junio, el último paciente recuperado de COVID-19 abandona el hospital de Wuhan. AFP
Wuhan fue la ciudad emblemática donde el virus se propagó y obligó a su población a una cuarentena estricta durante 76 días. En la foto del pasado junio, el último paciente recuperado de COVID-19 abandona el hospital de Wuhan. AFP
Agencia AFP

Agencia de noticias

Casi una cuarta parte de las personas que contrajeron el enfrentan, un mes o más después de dar positivo, problemas de salud que no habían experimentado antes de pasar esa enfermedad, según un estudio que analizó los datos de dos millones de estadounidenses afectados por el virus.

MIRA: COVID-19 | Qué se sabe sobre cómo actúan las vacunas sobre la variante india

La encuesta es la más grande jamás realizada para estudiar los efectos a largo plazo del COVID-19, según Fair Health, una organización independiente que recopiló información de las compañías de seguros de salud.

Fair Health examinó los datos de unos 1,96 millones de personas que sufrieron el COVID-19 entre febrero y diciembre de 2020.

MIRA: Descubren un nuevo tratamiento que salva la vida de pacientes con COVID-19 grave

“Aunque muchos pacientes se recuperan del COVID-19 en unas pocas semanas, algunos muestran síntomas persistentes o nuevos más de cuatro semanas después de haber sido diagnosticados”, describe el estudio.

Los dos principales problemas experimentados fueron neuralgias y dolor muscular en el 5% de las casos y dificultad para respirar en 3,5%.

MIRA: Cuáles son los síntomas de la variante india y el peligro de que se propague con tanta facilidad

Les siguieron la hiperlipidemia (concentración de lípidos en la sangre), hipertensión, indisposición, gran cansancio, ansiedad y problemas intestinales.

Los pacientes que ya habían informado de esos síntomas antes de contagiarse fueron excluidos del estudio, esaclara Fair Health, así como aquellos que padecen enfermedades que podrían falsear los resultados (cáncer, insuficiencia renal, etc.).

Poco más del 23% de las personas contagiadas recibieron tratamiento un mes o más después de contagiarse por al menos uno de esos problemas.

Los casos más graves de COVID-19 tenían más probabilidades de padecer problemas tiempo después.

Casi el 50% de las personas hospitalizadas por COVID-19 experimentaron al menos uno de estos problemas, contra 27% de los que mostraron síntomas leves y 19% de los asintomáticos.

Entre los pacientes que fueron dados de alta del hospital, 0,45% murió dentro de los 30 días o más después de la infección. El riesgo de muerte para éstos fue 46 veces mayor que para quienes no fueron hospitalizados.

Una de las debilidades del estudio es que las cifras no se comparan con personas no se contagiaron el COVID-19.

Los científicos estudian los síntomas persistentes de COVID-19, conocidos como “covid largo”. Pero las causas “aún se desconocen”, señala Fair Health.

“Las hipótesis incluyen una respuesta inmune persistente (...), daños provocados por el virus, por ejemplo, en las vías neuronales, que tardan en curarse, o la presencia duradera de un nivel bajo de virus”.

Conforme a los criterios de

Trust Project
Saber más

VIDEO RELACIONADO

FDA ordena a J&J suspender distribución de 60 millones de vacunas
FDA ordena a J&J suspender distribución de 60 millones de vacunas

TE PUEDE INTERESAR:

Síguenos en Twitter:

TAGS RELACIONADOS