Hudson Yards se construyó -en realidad se sigue construyendo- sobre lo que fue un depósito de trenes llamado West Side Rail Yards. (Foto: Shutterstock)
Hudson Yards se construyó -en realidad se sigue construyendo- sobre lo que fue un depósito de trenes llamado West Side Rail Yards. (Foto: Shutterstock)

Habrá que darles la razón a Liza Minelli y Frank Sinatra cuando insistían en que esta ciudad nunca duerme. verdaderamente no descansa. Tampoco sus visitantes frecuentes terminan de conocerla, sencillamente porque no deja de transformarse.

Este año un nuevo barrio se convirtió ya en meca de peregrinación turística para competir con Time Square y la Estatua de la Libertad. Se trata de Hudson Yards, en el West de Manhattan, más precisamente en el espacio delimitado por las calles 30 a 34 y las avenidas 10 y 12. En total once hectáreas.

Así pasó con Meatpacking District, donde hasta no hace mucho convivían trabajadores de frigoríficos con prostitutas y sobrevivientes marginales. Hoy es una de las zonas más visitadas de la ciudad. O como Tribeca, con sus edificios industriales convertidos en lofts residenciales. Hace mucho esa transformación dio origen a Soho. Del lado de Brooklyn ocurrió también en Williamsburg y más recientemente en Bushwick, que ahora parece una galería a cielo abierto por sus murales y grafitis, además de ser un lugar de encuentro de la bohemia artística.

Torre del Norte, con 335 metros de altura y un impresionante mirador, futuro ícono de Nueva York .
Torre del Norte, con 335 metros de altura y un impresionante mirador, futuro ícono de Nueva York .

En esos terrenos se proyectó la construcción de un estadio olímpico llamado West Side Stadium en virtud de la postulación de Nueva York como sede de los Juegos Olímpicos 2012. En 2005 la ciudad perdió contra Londres y el futuro estadio fue definitivamente cancelado.

La recalificación de suelo industrial a suelo urbanizable que las autoridades le dieron a la zona despertó inmediatamente el interés de los desarrolladores inmobiliarios, promovidos por el Departamento de Planificación Urbana de Nueva York y la Autoridad de Transporte Metropolitano. Así nació el complejo inmobiliario privado más ambicioso de la historia de los Estados Unidos, que demandó un presupuesto de 25 mil millones de dólares, y que está integrado por 16 rascacielos que contemplan 1.180.000 metros cuadrados destinados a oficinas, departamentos residenciales y locales comerciales.

-Escultura para trepar-

En medio de la plaza central de Hudson Yards se yergue una obra del artista británico Thomas Heatherwick llamada Vessel (barco). ¿Es una obra de arte? Claro que sí, pero también es un observatorio, un monumento, un edificio.

Mirado a cierta distancia se parece a un panal de abejas. Los neoyorquinos graciosamente lo han bautizado el Shawarma, por su parecido al rollo de carne del que se extrae el kebab. Tiene un volumen oval y 153 tramos de escaleras que se van interconectando en niveles sucesivos con plataformas para contemplar el paisaje a cada nivel. Son 2500 escalones hasta la cima, que alcanza una altura de 46 metros.

El centro cultural The Shed, uno de los edificios emblemáticos de Hudson Yards.
El centro cultural The Shed, uno de los edificios emblemáticos de Hudson Yards.

La entrada es gratuita pero hay cupos limitados de 700 personas por día para visitarlo. Se pueden obtener entradas online ingresando acá con no más de dos semanas de anticipación.

Los materiales para la construcción de la estructura de acero fueron traídos de Italia. Ya se ha vuelto un clásico que los visitantes se tomen fotos en el reflejo de la escultura, como ocurre con el Cloud Gate (puerta de las nubes) de Chicago.

-Torre del vértigo-

En el 30 Hudson Yards se alza la conocida como Torre del Norte, edificio de oficinas diseñada por Kohn Pedersen Fox. Entre sus inquilinos más conocidos estará el grupo de medios Time Warner. A 335 metros de altura sostendrá el observatorio más alto no sólo de Estados Unidos sino de todo el hemisferio occidental. Se prevé que la plataforma esté inaugurada el año que viene.

Hudson Yards está transformando el lado oeste de Manhattan, excusa perfecta para volver a una ciudad en constante renovación.
Hudson Yards está transformando el lado oeste de Manhattan, excusa perfecta para volver a una ciudad en constante renovación.

El observatorio se llama Edge, que en español significa borde. y vaya si lo es. Desde abajo se ve una explanada triangular que sale del edificio como una gigante cuña voladora. En ningún otro sitio de la Gran Manzana podrá tenerse una vista más abarcadora. El edificio será el tercero más alto en Manhattan, detrás del World Trade Center y de uno de viviendas ubicado en el 432 de Park Avenue.

La plataforma estará cercada por una pared de vidrio de tres metros de altura pero si con eso no bastara, tendrá una porción del piso también de vidrio. Pararse y mirar hacia abajo desde 335,28 metros seguramente será una prueba que sólo superen los muy valientes.

Se espera que Edge compita con la promenade de Brooklyn Heights a la hora de ver las puestas de sol al oeste de Manhattan.

-El arte del shopping-

The Shops es el centro comercial de Hudson Yards. Se trata de un complejo de 90 mil metros cuadrados, diseñado por Kohn Pedersen y Fox Elkus Manfredi que abrió sus puertas en marzo de este año.

Tiene más de 100 locales de venta. Marcas de lujo como Prada, Cartier, Dior o Fendi y menos sofisticadas como Zara, Uniqlo, Sephora y H&M abrieron allí sucursales. Neiman Marcus ocupa los tres niveles superiores.

The Shops está conectado directamente a la High Line de modo que los visitantes pueden llegar allí desde el ya muy popular parque construido sobre las vías del antiguo ferrocarril.

Espacio para el arte, también, en un distrito incipiente y de inversiones millonarias.
Espacio para el arte, también, en un distrito incipiente y de inversiones millonarias.

Dentro del complejo comercial hay una galería de arte. Se llama Avant Gallery y es la última locación inaugurada desde que abrió en 2007 en el centro de Miami -más precisamente en el Epic Hotel- y en el Four Seasons de Dubai. Se especializa en artistas contemporáneos ya afianzados y también en jóvenes promesas.

No hace mucho estuvo expuesto un artista argentino. Su nombre es Mariano pero se da a conocer como BNS. Suele convertir íconos de la cultura pop en estallidos de color. Les incluye tatuajes ficticios y bautiza sus obras con títulos irónicos.

También Hudson Yard tiene un hotel de esos que están muy bien si se está a dispuesto a pagarlo. Se llama Equinox y es propiedad de la cadena de gimnasios de lujo que lleva el mismo nombre. Los valores diarios por habitación doble comienzan en los 795 dólares. El lujo, claro, cuesta.

Muy pronto abrirá también sus puertas una nueva escuela con capacidad para 750 alumnos. Hay que dar servicios a los nuevos vecinos, que aunque necesariamente ricos también estudian.

-Un multiuso de 500 millones-

En abril de este año inauguró The Shed (cobertizo). Es un centro cultural. En realidad se trata de una enorme sala diseñada para acoger diversos eventos como conciertos, obras de teatro, muestras o congresos. Tiene 37 metros de altura.

Lo más innovador es la cubierta que envuelve toda la estructura. Es de un material translúcido, de porciones abombadas. Da la sensación de ser un envoltorio blando. Lo asombroso es que esa pieza está sostenida sobre seis ejes que tienen ocho ruedas de casi dos metros de diámetro que permiten que la estructura se desplace para duplicar el espacio.

En toda su amplitud la sala recibe el nombre de The McCourt, en honor del empresario Frank McCourt, quien donó 45 millones de dólares para el proyecto, es decir casi un diez por ciento de los 500 millones que costó. El espacio es insonorizado y de temperatura regulable con una capacidad de 1.250 personas sentadas o 2000 de pie.

Para atenuar en algo las críticas por considerar un espacio exclusivo para ricos, se anunció que una parte de las entradas a cualquiera de los espectáculos sólo costarán 10 dólares.//

Texto: Nino Ramella.

TAGS RELACIONADOS