Redacción EC

El presidente de , Javier Sota Nadal, restó importancia a la incomodidad que sufren los usuarios del corredor azul quienes forman largas colas  en el paradero Amancaes, en el , para subir a los buses. 

"A mí me emociona ver estas colas porque es una prueba de civismo ante un transporte anterior que solo registraba peleas constantes, empujones, accidentes. Ahora vemos a una ciudadanía que hace una cola y respeta", indicó en declaraciones a Canal N.

Asimismo, explicó que las largas filas de pasajeros han sido generadas por la sobredemanda, lo cual disminuirá cuando se pague por el servicio. "Es natural que haya colas porque es gratis y la gente quiere ir en un ómnibus seguro, a la velocidad correcta y mejor si es gratis", agregó. 

No obstante, aceptó que los ciudadanos que viven en la periferia son los más afectados con las deficiencias del servicio. "Yo sé que estas personas están sufriendo y reiteramos nuestras disculpas, pero deben entender que toda reforma implica cambios. Lo primordial es que se desacostumbren a las rutas tallarín y se acoplen a rutas razonables", dijo. 

Nadal también aceptó que debería ser más enfático en cuanto a la comunicación del servicio, pero que es algo que se arreglará con el tiempo. 

Los usuarios tuvieron que esperar 20 minutos para abordar los buses (Foto: Ana Briceño / El Comercio)

Por la mañana, los usuarios del corredor azul tuvieron que realizar largas colas para abordar un bus en el paradero Amancaes, en el Rímac. Las filas daban tres vueltas al parque y los pasajeros tuvieron que esperar cerca de 20 minutos para tomar el transporte.