"No me pidas regresar" es una colaboración por artistas de las tres regiones del país que busca sensibilizar a la sociedad para enfrentar y vencer al COVID-19 a través de la solidaridad. (Foto: Difusión)
"No me pidas regresar" es una colaboración por artistas de las tres regiones del país que busca sensibilizar a la sociedad para enfrentar y vencer al COVID-19 a través de la solidaridad. (Foto: Difusión)
Ricardo Hinojosa Lizárraga

“No me pidan regresar, será el tiempo el que decida mi lugar/ no me pidan la razón de acampar en las orillas sin mojarme el corazón”, dice la letra de “Viaje”, parte del disco epónimo lanzado por Danitse el 2013, que hoy es parte de un proyecto que le da un giro irónico a dicho título. En este caso, son posibles los viajes de la imaginación, los de la creación, los que implican seguir andando a través de la mente, el arte y la voluntad. Tres poetas, tres artistas plásticos, dos músicos y más de diez profesionales de las comunicaciones se han reunido en un video que busca sensibilizar a la sociedad para enfrentar y vencer al a través de la solidaridad.

A partir de los primeros días de la cuarentena, los peruanos contemplamos desde nuestras casas las distintas campañas que motivaban a quedarse en casa, cumpliendo con nuestro sacrificio particular para combatir la pandemia que, según veíamos en los noticieros, ya afectaba seriamente a varios países. “De todos estos mensajes surgía una invocación: “Volver lo antes posible a la normalidad”. Fue justo esa palabra la que llamó nuestra atención –nos dice Reichart De Alcócer, director del video y motor del proyecto, junto a la productora Raquel Rodríguez-. Escuchábamos, una y otra vez, esa misma palabra, y nos preguntábamos: ¿A qué se refieren cuando dicen “normalidad”? ¿A qué normalidad exactamente queremos regresar? Y fue esa pregunta, esa chispa, la que encendió y alumbró el concepto central del proyecto”.

Sin embargo, la idea tomó su forma final gracias a una casualidad. Reichart, originalmente, tenía la intención de participar en una convocatoria realizada por la ONU para que creativos de todo el mundo prepararan contenidos sobre el COVID-19, desde el punto de vista de su localidad. “Me tiré a la piscina sin leer más. Solo después, cuando el proyecto ya estaba por terminarse y lanzarse, me di cuenta que la ONU quería algo eminentemente educativo, un ‘call to action’ sobre las medidas de protección. Puede decirse que ese descuido mío generó que el proyecto se concretara tal como está ahora”, cuenta De Alcócer.

Como parte de su trabajo como director audiovisual de la casa realizadora Kubrick Any Story Any Media, estuvo trabajando con el Estado en la campaña #YoMeQuedoEnCasa. Después de casi un mes, tenía inquietudes por ver y escuchar cosas más allá de las que normalmente acostumbra decir el discurso oficial. Quiso eludir estos mensajes, muchas veces centralistas, dándole espacio a voces de otras partes del Perú. “Quise que tuvieran la oportunidad de dar expresión al Zeitgeist particular en el que actualmente nos encontramos –nos cuenta–. Me hubiera encantado tener la participación de cada departamento, pero hubo que simplificarlo y decidí dividirlo en las tres regiones geográficas del Perú. Por eso era importante encontrar colaboradores de Costa, Sierra y Selva que nos pudieran brindar su visión y arte.”

PUERTAS CERRADAS, MENTES ABIERTAS

Pronto, Reichart reunió a un grupo importante de artistas, interesados en contribuir con su mirada a un trabajo colectivo. “Somos las semillas inocentes de árboles gigantescos que protegen nuestras almas del mal que daña y aniquila/ Somos familia, hijos de Yacumama, porque bebemos el agua que recorre el Perú”, dice el poema del escritor y pintor de la cultura Shipibo-Konibo, Inin Rono Ramirez Nunta (Tony Cristhian) -quien participó en el Primer Festival Internacional de Literatura de Lenguas Originarias en México y fue uno de los ganadores del concurso Noches de poesías, cuento y novela “Harawi Tuta 2019”, en la categoría Poesía- que se refiere a la selva y aparece al inicio del video-. Esta parte fue ilustrada por el artista plástico Germán Chinen Murata, cuyas obras han sido expuestas en diversas ciudades del país y en México, Japón y Canadá.

Parte del videoclip fue ilustrado por Germán Chinen Murata, cuyas obras han sido expuestas en diversas ciudades del país y en México, Japón y Canadá. (Foto: Difusión)
Parte del videoclip fue ilustrado por Germán Chinen Murata, cuyas obras han sido expuestas en diversas ciudades del país y en México, Japón y Canadá. (Foto: Difusión)

En el caso de la costa, ese momento fue inspiración de la poeta Ana Vera, quien, junto a Flor Idrugo, ayudó a acercar al proyecto a varios de los artistas participantes, gracias a su faceta como organizadora de eventos literarios. En este caso, las ilustraciones son de Paul Beraún Torres, quien ha realizado exposiciones individuales en Luxemburgo, Francia y Lima. Finalmente, la sierra estuvo representada por el poeta cusqueño Carlos Gabriel Montes (fundador del grupo Toque de Poesía) y contó con las ilustraciones del artista chinchano José Gabriel Rojas Atúncar, conocido en el ámbito cinematográfico.

La música original es del premiado Augusto Madueño, el diseño de sonido de Giovanni Rossi y el tema final, como ya se dijo, es de la cantautora Danitse. Este apareció casi al final, en un momento de relax, y fue sugerencia de la productora Raquel Rodríguez. La artista estuvo muy feliz de sumar su canción a este proyecto. “Lo que tenía claro –nos dice Reichart- era que no quería ese sentimentalismo falso que normalmente predomina en los comerciales, quería algo mucho más profundo, real y personal, que tenga ese asombro que uno asocia más con la niñez y sabía que eso nos lo podría brindar un poeta”.

Aunque todo el trabajo lo hizo cada artista desde casa y fue Reichart quien definió el concepto y el guion visual, en el contacto cotidiano cada uno fue aportando su propio arte al desarrollo de “No me pidas regresar”, nombre que lleva esta pieza poética audiovisual que, además, contiene mensajes a favor de la protección del medioambiente, contra la invisibilidad de las víctimas de las heladas en la sierra y concientiza sobre la depresión, otros males que golpean al Perú desde antes de la cuarentena y paralelamente a ella. “La intención nunca fue hacer una declaración política o criticar o señalar culpabilidad. Queremos motivar una reflexión sobre lo que actualmente estamos experimentando y dar consciencia sobre un país y un mundo, que si bien actualmente están batallando contra la pandemia de COVID-19, estaban ya plagados de muchos otros problemas que también merecen ser atendidos. La pandemia de COVID-19 nos ha unido para aliviar nuestra carga colectiva de manera inspiradora, conmovedora y sorprendente, no cantemos victoria una vez que tengamos la vacuna”, nos dice el líder del proyecto. En ese sentido, recuerda los versos del poeta John Donne:

“Ningún hombre es una isla entera por sí mismo.

Cada hombre es una pieza del continente, una parte del todo.

...la muerte de cualquiera me afecta, porque me encuentro unido a toda la humanidad;

por eso, nunca preguntes por quién doblan las campanas; doblan por ti.”

Finalmente, el proyecto tiene también un mensaje para la propia comunidad cultural: Ser artista y vivir del arte, hasta en los mejores tiempos, lleva consigo un cierto riesgo e incertidumbre de lo que sucederá mañana, el próximo mes o el próximo año. “Creo que si no nos ayudamos entre nosotros, nadie nos ayudará –dice De Alcócer-. Juntos, como una comunidad artística, tenemos que innovar para mantener y establecer una conexión con el público. Y siento que si lo hacemos juntos, tendremos éxito”. Como canta Danitse en “Viaje”: “Cualquier refugio es un hogar en la soledad/ si no hay nada más y no quieres regresar/ Cuando el viaje acabe, tal vez sea feliz”.

VIDEO RECOMENDADO

El legado que nos dejó Martin Luther King

Cuál es el legado que nos dejó Martin Luther King

TE PUEDE INTERESAR



TAGS RELACIONADOS