Tony Succar, ganador del Grammy Latino, llegó a Perú para dar dos presentaciones. Foto: César Campos
Tony Succar, ganador del Grammy Latino, llegó a Perú para dar dos presentaciones. Foto: César Campos

El ambiente estaba frío. Afuera del Gran Teatro Nacional garuaba como suele garuar en Lima, sin contundencia y con timidez. Adentro empezaba el concierto de con una puntualidad casi inglesa. Afuera, el tráfico de las 8:30 pm del cruce de las avenidas Javier Prado y Aviación proponía su propio concierto de bocinas desafinadas. Dentro, Tony Succar realizaba uno de los sueños de su vida. Afuera la calle de Lima era la de siempre, en apariencia.

El ambiente estaba frío también adentro. Un lleno total pero frío en emociones. Al menos al inicio, porque esta historia termina con mucho calor. Calor en las cinturas de tanto moverse y calor en las manos de tanto aplaudir. Y, claro, una que otra gota de sudor derramada con felicidad por los cantantes y bailarines. Pero ahora estamos en el inicio. Y en el inicio la versión de “Billy Jean”, el clásico tema de Michael Jackson, reinventado en salsa proponía una noche de fusión, encuentros y desencuentros, de homenajes y recuerdos, de tributos y de ritmos internacionales. El público permanecía sentado. “She was more like a beauty queen from a movie scene / I said don’t mind, but what do you mean, I am the one / Who will dance on the floor in the round / She said I am the one, who will dance on the floor in the round”. Algunos asistentes grababan con su celular, dando prioridad a la memoria digital en lugar de dejarse invadir por el ritmo de la música.

El concierto de Tony Succar es un sueño cumplido para el artista. Foto: César Campos.
El concierto de Tony Succar es un sueño cumplido para el artista. Foto: César Campos.

Terminada la canción el público aplaudió. Gritó. Fue casi ceremonial, protocolar. Hacía falta romper con todo eso. Y nada mejor que las lágrimas del artista principal para aligerar el momento y romper el hielo. No eran lágrimas ensayadas. Se notaba en su voz una lucha por no dejarse llevar por la emoción. Pero no pudo contenerse. “Es muy difícil para mí vivir esta presentación sin que lleguen algunas lágrimas”. El público aplaudió, ahora sí, de verdad. y cómo a los 2 años fue llevado a los Estados Unidos y cómo siempre quiso hacer música y cómo esa música quería mantenerla ligada al Perú. La noche comenzaba y el público entraba en calor.

Tony Succar se llevó dos Grammy Latinos a fines del 2020. Foto: César Campos.
Tony Succar se llevó dos Grammy Latinos a fines del 2020. Foto: César Campos.

Lo que siguió fue el tema “Human Nature” y luego la primera canción que compusieron Tony Succar junto con Jean Rodríguez. Jean contó que cuando habían terminado de hacer las canciones tributo al Rey del Pop algunos menospreciaban su trabajo. Aseguraban que con las canciones de Michael Jackson cualquier podría triunfar. “Entonces le dije a Tony, tenemos que hacer algo propio y así nación “Me enamoro más de ti”.

Junto a Succar estuvieron Daniela Darcourt, César Vega, Ángel López, Maribel Díaz, Jean Rodríguez y Fernando Vargas. Y casi al final del concierto apareció Gianmarco para incrementar los ánimos de los asistentes con una versión de Ritmo de mi corazón que interpretó junto con Cristian Yaipén.

Canciones como “Earth song”, “Será que no me amas”, “Thriller”, “A puro dolor”, “Más de mi”, “sentimiento original” completaron un repertorio que hizo que las personas se levantaran de sus asientos y movieran sus brazos. Algunos dejaron de grabar y se entregaron al momento.

Gian Marco acompañó a Tony Succar en el concierto. Foto: César Campos.
Gian Marco acompañó a Tony Succar en el concierto. Foto: César Campos.

Tony Succar, quien hace pocos años era desconocido por la mayoría de peruanos, había llenado el Gran Teatro Nacional y cumplido uno de sus sueños.

“Quincy Jones” decía que la única magia que hay en el mundo es la música”, dijo durante el concierto Tony Succar. Anoche, en el Gran Teatro Nacional, un chico de 33 años demostró toda la magia que tiene. Transformó un ambiente frío en uno caluroso. Convirtió el pop en salsa y unió el Perú, Cuba, Puerto Rico y Estados Unidos en notas musicales. Desapareció la timidez de los que se encontraban más cerca del escenario. Se elevó por el aire con acordes y melodías. Al final, era claro, sus palillos de batería eran varitas mágicas.

MÁS NOTICIAS

MÁS VIDEOS

La historia de la ganador del Grammy Latino, Tony Succar

Latin Grammy 2019: La historia de Tony Succar, el peruano ganador de dos premios