Bruno Ortiz Bisso

El es como un reloj: todas sus partes cumplen una función muy importante para mantener en buen estado todo el organismo. Pero, cuando alguna pieza falla –como alguna de las válvulas internas–, puede generar muchos problemas y hay que repararlo.

Una de estas complicaciones es la insuficiencia mitral severa, que se suele solucionar con una operación a tórax abierto. Sin embargo, hace unos días, se realizó en el Perú el primer implante con mitraclip, una alternativa mínimamente invasiva, pensada en los con alto riesgo quirúrgico y que pueden conseguir una mejor calidad de vida.

LEE TAMBIÉN: “Gracias a la tecnología, la recuperación de las cirugías de hombro es mucho más rápida”

Mínimamente invasiva

La válvula mitral se encarga de dejar pasar la sangre desde la aurícula izquierda hacia el ventrículo izquierdo del . Cuando esta válvula no se cierra por completo, la sangre retrocede hacia la cavidad anterior. Sin un tratamiento adecuado, esto puede causar serios problemas, como más presión y crecimiento cardíaco.

(Infografía: Jean Izquierdo)
(Infografía: Jean Izquierdo) / Jean Izquierdo

“El se vuelve ineficiente y reacciona volviéndose más grande, pero le cuesta más trabajo funcionar. Cuando se presenta una insuficiencia mitral severa, el paciente se cansa mucho, tiene palpitaciones, se le congestionan sus pulmones”, explica a El Comercio Luis Bracamonte, cirujano de tórax y cardiovascular de la clínica Ricardo Palma, encargado de realizar esta inédita intervención.

El paciente es un varón de 69 años, que hace 10 años había sido operado del corazón y que desde hace cuatro años sufría de insuficiencia mitral severa. A opinión de los expertos, se trataba de un caso considerado inoperable por sus antecedentes. Sin embargo, era el caso perfecto para usar el mitraclip. Escucha más sobre este tema en , desde el minuto 17:30.

Esta tecnología tiene unos siete años de antigüedad. Se trata de un dispositivo percutáneo que entra por punción, a través de la vena femoral, hasta la aurícula derecha del . Ahí, con una aguja se atraviesa la pared hasta la aurícula izquierda. Luego –monitoreado siempre con una ecografía transesofágica–, los especialistas deciden en qué momento abrir las patitas del dispositivo, para capturar los velos de la válvula, y cerrar con una grapa.

“Es como si a los labios les pusiéramos una grapa en medio. Se transforma una insuficiencia mitral severa en una leve o moderada. No es una cura, pero le cambia la vida al paciente y a los dos días se va a su casa”, detalla el doctor Bracamonte.

ESCUCHA: Mauchis: todo sobre la plataforma virtual que te ayuda a prevenir el cáncer

Esta alternativa está pensada para los pacientes que, por sus antecedentes, no son los mejores candidatos para someterse a operaciones a tórax abierto.


Conforme a los criterios de

Trust Project
Saber más