Redacción EC

El presidente de los , , llega a la simbólica marca de los 100 días en el poder, que se cumplen el sábado, con la necesidad de enfrentar la dura realidad del ejercicio del poder. 

Aunque el nuevo presidente estadounidense mostró capacidad de cambiar tanto el tono como sus opiniones, hasta ahora ha encontrado enormes dificultades de transmitir una visión global articulada.

Si durante la campaña desató ovaciones al proponer eliminar de un plumazo el sistema de seguros médicos que heredó de Barack Obama, pocas semanas después de instalarse en la Casa Blanca tuvo que admitir: "Nadie pensaba que la salud médica sea un tema tan complicado".

Más recientemente, recibió al presidente chino, Xi Jinping, con quien pretendía discutir la situación en Corea del Norte, pero rápidamente percibió la increíble complejidad del asunto: "Después de escucharlo por 10 minutos, me di cuenta de que no es tan simple", dijo.

Para Trump -quien llegó a la presidencia de Estados Unidos sin nunca antes haber ocupado un cargo político y carecer de cualquier experiencia política o militar-, el abordaje de estar abierto a la evolución parece funcionar.

"Yo cambio y soy flexible, estoy orgulloso de mi flexibilidad", dijo poco antes de autorizar el lanzamiento de 59 misiles contra Siria.

LAS ÚLTIMAS NOTICIAS DEL MUNDO...