La inversión de nuestros paisanos bordea los 350 millones de dólares. Ciento siete empresas peruanas, entre medianas y pequeñas, se han instalado en el país del sur

Empresas peruanas hacen negocio en Chile

Hay 107 compañías instaladas. La inversión de nuestros paisanos bordea los 350 millones de dólares. Ciento siete empresas peruanas, entre medianas y pequeñas, se han instalado en el país del sur

Por Moisés Ávila Roldán, corresponsal

SANTIAGO DE CHILE. Es una historia común. Un modo de vivir. Así nos ven. Cuando un peruano llega a Chile en busca de trabajo, es usual que alquile un pequeño cuarto, dentro de una gran casa habitada por sus paisanos que llegaron antes. Con el paso de los años, un buen grupo de ellos se deja cautivar por una vida llena de celebraciones y festejos propios de sus coterráneos. Polladas y fiestas con música estridente son actividades que Chile aún no entiende. Difícil que lo haga si al término de las mismas sus calles quedan sucias y hasta se arman pleitos en donde más de un carabinero sale golpeado. Pero hubo quienes no viajaron para allá con ese fin. Fueron por más.

Algunos compatriotas decidieron no derrochar el poco dinero que les dejaba su oficio como nana, obrero o mozo y empezaron de cero a pesar de las adversidades. Encontraron en la gastronomía, el área de servicios y el soporte industrial y tecnológico un buen espacio para labrarse un futuro en un país que por momentos les resultaba adverso. Y lo lograron.

Según una investigación hecha por la Cámara de Comercio Peruano-Chilena de Santiago de Chile, son 107 las empresas peruanas medianas y pequeñas instaladas en este país, que no solo dan trabajo a compatriotas sino también a ciudadanos chilenos.

Raúl García, peruano y gerente general de dicha institución, en un trabajo de hormiga, recorrió puerta por puerta cada uno de los negocios de los compatriotas, del local más grande al más pequeñito. Preguntó, sumó, restó, calculó y encontró una cifra aproximada de inversión hecha por peruanos en Chile: 350 millones de dólares de manera inicial.

García explica que este monto podría ser incluso superior, porque todavía falta determinar el capital de varias otras entidades. Del mismo modo, pone en evidencia un temor. Algunas de las 107 empresas prefieren que su información no se conozca y, menos aun que se sepa que está formada con capitales peruanos. "Existe aún el miedo de ser discriminadas, que no las prefieran por ser peruanas o, incluso, de que compitan con ellas buscando vacíos legales para aplicarles normas que las perjudiquen", comenta García.

Claramente, ello no sucede con las empresas del rubro gastronómico, ya que es precisamente por su origen que son elegidas por el público.

EMPRENDEDORES
El éxito de los restaurantes peruanos en Chile es harto conocido. Desde los restaurantes más 'top' hasta los negocios con pocas mesas tienen éxito. Los hay en la capital, pero también en zonas como La Serena, al norte, o Concepción, al sur. Como un derivado de la necesidad de contar con productos originarios para cocinar, aparecieron también los negocios de venta de insumos. Así encontramos los 72 puestos de productos peruanos en La Vega Central, un gran mercado ubicado en el Centro de Santiago de Chile, que se expenden en su forma natural.

Pero dos compatriotas decidieron explotar el lado industrial del rubro, procesaron y congelaron varios de los insumos y ahora los distribuyen en los principales supermercados de Chile y las tiendas gourmet. Tal es el caso de Rafael Félix y Gianina Gómez, quienes en 1998 emprendieron la aventura de La Bodeguita Peruana, la primera empresa en Chile y América Latina dedicada a la comercialización y difusión de productos étnicos peruanos.

Según Gianina, gerenta general de la empresa, cuentan con aproximadamente cuarenta productos, entre los que se encuentran el ají amarillo, la papa amarilla, la yuca, el camote, el mango, el maracuyá, el choclo y el saúco. En el 2006, La Bodeguita Peruana abrió su oficina en el Perú con el fin de exportar a otros países. Es una empresa muy reconocida no solo por peruanos, sino en gran medida por chilenos.

En tanto, Guillermo Jarufe es dueño de Sabor Peruano, la primera importadora de productos nacionales, entre los que destaca, principalmente, la Inca Kola. No hay restaurante peruano en Santiago de Chile que no la tenga. Al mes se importa 30.000 botellas de diferentes tipos.

Por su parte, Edward Seleme llegó a Chile hace 19 años, y se animó a lanzar, solo, una pequeña empresa de soporte tecnológico. Así, en 1989 nació S&A. Con el paso de los años, su proyección y competitividad la han convertido en una de las cinco empresas integradoras de tecnología informática más importantes.

Ricardo Altmann, subgerente de la compañía, sostiene que la empresa da trabajo a 120 personas aproximadamente, entre peruanos, chilenos y argentinos. Desde 1998, la institución es Premier and Principal Business Partner de IBM en Chile. Su intención es convertirse en una empresa importante en el ámbito tecnológico de la región. Hace dos años instalaron una oficina en Lima y planean hacer lo propio en los próximos meses en Bolivia, Brasil o Colombia.

 

Medianos y grandes capitales
SANTIAGO DE CHILE. En lo que respecta a capitales considerables, Raúl García menciona la inversión del Banco de Crédito en el banco chileno BCI, los restaurantes Astrid &Gastón y Pardo's Chicken, la presencia de la minera Volcan en la Bolsa de Valores de Santiago de Chile o la compra que, hace un año, la afamada marca peruana Sapolio hizo de la empresa lavavajillas chilena Klenzo.

En el 2006, la firma Intradevco Industrial S.A., propietaria en el Perú de la marca norteamericana Sapolio, ante lo bien que le iba en el país, consideró que era el momento de expandir su negocio hacia otros países y decidió buscar una manera de ingresar al mercado chileno. Encontró que, en Chile, la firma de productos de limpieza Klenzo tenía patentado Sapolio como un pulidor. Klenzo no marchaba muy bien, así que aprovecharon la oportunidad y decidieron hacerle una oferta para comprarle la marca. Klenzo no accedió. Ante ello, Intradevco fue con todo y les hizo una oferta por la compañía entera. De acuerdo con su gerente comercial, Pedro Luksic, tras una inversión de tres millones de dólares, consiguieron su objetivo.

Klenzo fue lanzada de nuevo y los productos de Sapolio empezaron a ser importados del Perú. Gracias al conocimiento que Tottus tiene de la marca en Lima, permitió que también entrara a sus supermercados en Chile .El gerente general de la empresa, Ricardo Daly, comenta que Intradevco siempre tuvo interés de invertir en Chile, pues se trata de un mercado desarrollado y competitivo. Prevén ingresar también con otras líneas de aseo personal como pasta dental, cepillos e incluso insecticidas.

Pedro Luksic, quien es 100% peruano --a pesar de que su apellido en Chile es el mismo que lleva la poderosa familia chilena dueña de minas, bancos, y de la fábrica Lucchetti--, considera que el ingreso de los productos Sapolio ha sido exitoso en Chile, a pesar de que no han hecho nada de publicidad. Mientras logran ingresar a los otros grandes supermercados chilenos, Klenzo ha apostado por conquistar a los distribuidores mayoristas y lo ha logrado. Cuando asumieron la empresa, las ventas de ella eran solo de 800.000 dólares al año. Para el 2007 proyectan superar los dos millones de dólares.

Luksic asegura que uno de los beneficios que encontraron en Chile es que, a diferencia del Perú, aquí solo pagan el 17% de Impuesto a la Renta anual.