Los dos escenarios de la alegría

El Inti Raymi y el chaco hicieron vibrar a la población y los turistas

Perú de Fiesta. El homenaje al Sol tuvo un invitado especial entre su emocionado público

Por Renzo Guerrero de Luna y Javier Ascue Sarmiento

La historia ya es conocida, pero la emoción siempre es distinta. Al menos así lo demuestra la convocatoria que tienen cada año las celebraciones del Inti Raymi. Hugo Américo Ortiz de Zevallos lo sabe. Ha interpretado al Inca nueve veces y en todas ellas la sensación es nueva. Lo dijo antes de salir del Coricancha, lugar donde comienza la festividad. Lo dijo después, estupefacto, cuando la gente se volcó a la explanada para rendirle pleitesía.

Como todo 24 de junio, la gente salió a las calles con la esperanza de ver y escuchar --sí, escuchar-- al Inca. Desde temprano, casi las 8:30 a.m., la multitud empezó a llenar la Plaza de Armas del Cusco, lugar donde se celebra la festividad al dios Sol. En la época incaica, aquel lugar era el elegido para adorar y ofrecerle sacrificios a la divinidad, con el fin de que el astro rey no los abandone y, por el contrario, los proteja siempre. La masificación --y la modernidad dependiente del turismo-- trasladó la fiesta al parque arqueológico de Sacsahuamán. Hasta dicha zona sagrada arribaron cerca de cinco mil personas.

En el camino, vendedores ofrecían por un sol anticuchos, papa con huevo, libritos con la historia del Inti Raymi y artesanías. Ya en el lugar, aquellos que no tenían el presupuesto necesario buscaban el mejor lugar en las laderas aledañas. La vista no era la mejor, pero valía con tal de participar de la fiesta. Problemas con el audio no permitieron escuchar la escenificación completa y dejaron al Inca con la voz ronca de tanto gritar.

Lo anecdótico y mágico de esta festividad reconocida mundialmente fue el momento en que el Inca invoca al dios Sol. Y es que Cusco amaneció nublado. Triste, se podría decir. Pero en plena ceremonia, el profesor, ex jugador de Cienciano y padre de tres hijos, ahora fungiendo de Inca levantó los brazos y con solo nombrarlo el rey dorado apareció. Un brillo impresionante bañó a los asistentes que, estupefactos, celebraron el acto entre aplausos.

Al final, ya con el cielo azul sobre sus cabezas, el público no aguantó la algarabía, rompió las barreras de seguridad y se acercó lo más que pudo al Inca. Muchos querían agradecerle por el discurso que dio horas antes, en la plaza, cuando instó a las autoridades a trabajar más y a tratar de ser más honestos con su pueblo.

INVITADO DE LUJO
La festividad tuvo ayer entre sus invitados a uno de los hombres más ricos del mundo: Bill Gates, el magnate de las computadoras. Si bien en un principio el multimillonario no tenía entradas, luego logró conseguir cupo para él, su esposa y dos amigos más. Los organizadores lo sentaron junto a la alcaldesa del Cusco, Marina Sequeiros, y el resto de autoridades de la región.

Bill Gates pasó una tarde alucinada. Tomó mate de coca, comió chicharrón con la mano y vio maravillado cómo se le rendía reverencia al Sol. Más de uno intentó acercarse a él, pero la seguridad del magnate fue tal que era imposible. Tuvo que salir minutos antes de que terminara la festividad. A los quince minutos de su salida, culminó la celebración más importante que se desarrolla en el Cusco y que año a año tiene más adeptos. Y no es para menos.



El chaco con sorpresa
La fiesta del chaco este año vino con regalo para los comuneros de Lucanas, en Ayacucho. El padre Sol envió esta vez al ingeniero Gastón Benza Pfucker, presidente ejecutivo de Sierra Exportadora, para anunciarles que el Gobierno priorizará el desarrollo sostenible de la vicuña con la participación conjunta de las empresas privadas y organizaciones campesinas. Esto se logrará mediante la puesta en marcha de convenios de mejoramiento genético, crianza, esquila tecnificada y comercialización de la lana en el mercado mundial.

Los consorcios serán unidades de negocios que centralizarán los programas de asistencia técnica en el manejo de la vicuña con alianzas con los municipios y gobiernos regionales, pero respetando la organización de las comunidades campesinas.

Para hacer realidad este programa, el Gobierno ha dispuesto un fondo permanente de financiamiento hasta por un monto de dos millones de soles que permitirá valorizar la producción de esta fibra, favoreciendo procesos de comercialización transparente, más justo y en mejores condiciones económicas para las comunidades vicuñeras.

Para participar en el chaco llegaron delegaciones de campesinos criadores de vicuñas de Grau y Cotabambas (Apurímac), quienes estaban muy alegres, pues vienen produciendo vicuñas de excelente fibra. Informaron, además, que cercaron cinco grandes potreros para evitar que se perdiera el pasto mejorado con el que se alimentan las vicuñas.

A pesar de la gran noticia, se notó la ausencia de las comunidades vecinas que este año decidieron celebrar por su cuenta la fiesta. Sin embargo, esto no borró la esperanza del rostro de los comuneros de Lucanas.



Desde otro rincón
¡Viva San Juan!
4 En Iquitos
Miles de personas se trasladaron hacia el distrito de San Juan para disfrutar la fiesta y saborear los juanes.

4Las víctimas
Las más tristes con esta fiesta fueron, sin duda, las gallinas, ingrediente principal del sabroso juane.

4En Pucallpa
Las orillas del lago Yarinacocha fueron las escogidas por la población para disfrutar de la alegría de San Juan.